domingo, 29 de mayo de 2016

Érase una vez

¿Sabes cómo suelen empezar los cuentos tradicionales para niños en España (y no sé si también en otros países de habla española)? Con las tres primeras palabras de esta versión distinta del famoso cuento de Caperucita Roja (que es la chica del dibujo) que vi en el escaparate de una tienda de Malasaña:


 Little Red Riding Hood by tzunghaor


orden pronombres personales
Calle Velarde

El final tradicional de los cuentos también está un poco cambiado, porque normalmente se dice, hablando de la pareja protagonista del cuento (cuando la hay): y vivieron felices y comieron perdices. Pero bueno, la principal novedad de esta versión es que Caperucita es mala y el lobo es bueno.

Érase viene del verbo ser (la forma era + el pronombre personal se) y significa 'haber, existir'. Es una forma antigua, pero a veces se usa cuando se quiere indicar el comienzo de una historia, pero no una historia cualquiera, sino algo divertido, ameno, curioso o infantil. Así pasa con el nombre de este hotel, que sugiere que tiene una curiosa historia:


orden de los pronombres personales
Calle Bravo Murillo

Érase no sigue el orden de palabras normal en el español actual, porque, con los tiempos conjugados del indicativo y el subjuntivo, habitualmente colocamos las palabras lo, la, se, os, te, etc. (los pronombres personales) a la izquierda del verbo. Por ejemplo, como en este mensaje que fotografié en el mismo escaparate que el cuento de Caperucita:


orden pronombres personales
Calle Velarde

A mí, la verdad, es que no me gustan nada mis errores. Los odio. Cuando sé que he hecho algo mal, pienso y pienso constantemente en eso y me siento fatal. Me gustaría aprender a aceptar los errores, pero me cuesta mucho, ¿y a ti? (como ves, en este párrafo he usado todos los pronombres a la izquierda del verbo).

Esto es lo más habitual, pero en el español actual también en algunos contextos usamos el pronombre a la derecha del verbo. Fíjate en el nombre de esta bonita joyería:


orden pronombres personales
Travesía de San Mateo


Dime es di + me. Usamos este orden con los imperativos afirmativos, como puedes ver en este otro ejemplo:


orden pronombres personales
Travesía de la Comadre

¡Una forma muy diferente de comprar ropa! Pagamos por el peso, no por la cantidad de ropa. Cosas de la crisis...

Hay algunas construcciones en las que tenemos dos opciones, y podemos usar el pronombre tanto a la izquierda como a la derecha. Se trata de algunos grupos de dos verbos, uno conjugado y otro no conjugado:

1. Algunos verbos modales (poder, soler, querer, saber, intentar, conseguir, seguir) + infinitivo (forma en -ar, -er, -ir) / gerundio (forma en -ando, -iendo).


orden pronombres personales
Plaza de Santa Ana

El año pasado, los futbolistas españoles amenazaron con hacer una huelga. Esta pintada dice con humor que, si no hay fútbol, hay peligro de que la gente piense, o sea, que el fútbol es una forma de escapar de la realidad y no dedicarle la atención necesaria. El fútbol es, en definitiva, el sustituto del circo romano ("Pan y circo", la política de dar alimento y entretenimiento de baja calidad para mantener a la población lejos de la política). Y de verdad que es así: justamente ayer fue la final de la Copa de Europa entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid, y durante todo el fin de semana no han existido problemas en España: ni paro, ni pobreza, ni desigualdad, ni injusticia, ni corrupción. Solo fútbol, fútbol y más fútbol, tanto en los medios de comunicación como en las conversaciones de la calle.

Pero volvamos a nuestros pronombres: esta persona podría haber escrito La gente puede ponerse a pensar, con el pronombre a la derecha del infinitivo. Significaría lo mismo, y la única diferencia es al escribir: cuando usamos el pronombre a la izquierda del primer verbo, lo escribimos separado; cuando lo usamos a la derecha del segundo verbo, lo escribimos junto con el verbo.

2. Algunas perífrasis verbales, que son también dos verbos agrupados, con un primer verbo conjugado y el segundo, un infinitivo o gerundio: empezar a / volver a / acabar de / tener que + infinitivo, llevar + gerundio, etc.


orden pronombres personales
Corredera Baja de San Pablo

Esta persona ofrece algo que todavía no es muy habitual en España: probablemente se va a cambiar de piso y está vendiendo sus cosas haciendo un rastro (normalmente esta palabra se usa para los mercadillos callejeros, y en especial para el famoso Rastro madrileño). Dirige su anuncio a las personas que se acaban de mudar a ese barrio, o sea, que han venido a vivir al barrio recientemente. Podría haber escrito también ¿Acabas de mudarte?

¡Atención! Si usamos un grupo de verbos como los anteriores, pero en imperativo afirmativo, el pronombre se pondrá a la derecha del segundo verbo:


orden pronombres personales
Valencia

Buena frase, ¿no? Aunque creo que no siempre es verdad: los verdaderos amigos son generosos. Ahora fíjate en la segunda parte de la frase: trata es un imperativo afirmativo, por eso el pronombre lo aparece a la derecha del segundo verbo, pedir. Si no fuese un imperativo afirmativo, podríamos usarlo tanto a la derecha como a la izquierda; por ejemplo, una frase muy frecuente en las canciones de amor: Lo traté de olvidar / Traté de olvidarlo.

Cuando usamos dos verbos juntos y no se trata de verbos modales ni de perífrasis verbales, el pronombre se usa al lado del verbo del que depende: a la izquierda si depende del primer verbo, a la derecha si depende del segundo verbo. Por ejemplo:

Sus amigos la animaron a tomarse unas vacaciones

Los amigos animaron a la chica o la mujer, que es la; este la depende del verbo animarse y se coloca a su lado, a la izquierda. Por otro lado, el pronombre se es un uso reflexivo del verbo tomar, y se coloca a su lado, a la derecha.

Solamente me queda una cosita que decirte sobre este tema: otro caso en el que siempre usamos el pronombre personal a la derecha del verbo. Se trata de construcciones con infinitivo (-ar, -er, -ir) y con gerundio (-ando, -iendo) cuando estas formas no están asociadas a un verbo modal o no forman parte de una perífrasis verbal. Veamos varios ejemplos.


orden pronombres personales
Calle Espíritu Santo

Esta sí que es una buenísima frase, ¿no? En este caso, hacerlas es el sujeto de la segunda frase, y solamente podemos usar el pronombre las a la derecha del infinitivo hacer.


orden pronombres personales
Calle Velarde

Un libro precioso este. Me lo compré, claro, no pude resistirlo. Abajo a la derecha vemos el ejemplo: sin moverte de casa, con el pronombre te a la derecha del verbo.




Este cartel estaba en el muro exterior de un bar de Malasaña, una zona donde, especialmente los fines de semana, muchos jóvenes van de copas. El ejemplo está en la primera frase: tienes derecho a divertirte, donde te aparece también a la derecha del verbo.

Bueno, pues ya te he contado todo lo que debes saber sobre este tema. Como son muchas cosas, te pongo esta imagen que sirve de resumen y para recordar todo lo que has leído:




¿Quieres ahora practicar un poco? ¡Haz este ejercicio!





Bueno, esta entrada ha salido un poco larga, pero había mucho que decir sobre este tema. ¡Espero que no se me haya olvidado nada importante! Como siempre, si tienes dudas u opiniones, ¡déjame un comentario! ¡Hasta pronto!





domingo, 22 de mayo de 2016

Boludos y boludas

Muy cerquita de la Puerta del Sol, el lugar más céntrico y popular de Madrid, hay una zapatería con un nombre curioso:


boludo
Calle Carretas

Es curioso porque el adjetivo boludo es típicamente argentino, no español, aunque los españoles conocemos y entendemos esa palabra. Pero sobre todo es curioso porque boludo se usa normalmente como insulto, con el significado de 'tonto, idiota'. No entiendo por qué una zapatería se llama así; es como si se llamara tontos y tontas. ¿A lo mejor es que los zapatos que venden son demasiado caros o demasiado malos? En fin, no lo sé.

Pero hoy te traigo esta foto como ejemplo del sufijo -udo, que usamos para formar muchos adjetivos. El mismo sufijo que aparece en el saludo de este cartel:


sufijo udo
Facultad de Filosofía y Letras (Universidad Autónoma de Madrid)

Greñudo significa 'que tiene muchas greñas', y greñas, así, en plural, significa 'pelo descuidado y despeinado'. ¿Y por qué buscan jóvenes greñudos? Como ves, el proyecto para el que se pide colaboración tiene que ver con la música heavy metal, y las greñas son bastante características de estos músicos y el mundo que los rodea.

El sufijo -udo se usa mucho para formar adjetivos a partir de nombres de partes del cuerpo, y suele significar 'gran cantidad', así que una persona greñuda tiene muchas greñas, un bigotudo tiene un gran bigote y un barrigudo una enorme barriga. Generalmente, estos adjetivos tienen un valor negativo o cómico.

¿Quieres conocer algunos de estos adjetivos? Aquí tienes una lista; ¿a qué parte del cuerpo se refiere cada uno? 


sufijo udo



Existen también otros adjetivos formados con -udo que no se refieren a partes del cuerpo y que no tienen sentido negativo o humorístico: por ejemplo, el adjetivo informal suertudo/a 'que tiene mucha suerte' o sesudo/a 'muy inteligente y culto/a'.

De todos estos adjetivos, solamente la palabra cojonudo/a es un taco o palabrota; no significa 'grande' y tampoco tiene un valor negativo, todo lo contrario. Algo cojonudo es algo buenísimo. Yo no suelo decir tacos, pero como ya sabes que muchos españoles los usan muchísimo, me voy a atrever hoy a usar este: ¡Qué entrada más cojonuda he escrito! ¿A que sí?






jueves, 19 de mayo de 2016

Vota por mí, me lo merezco

¡Hola!

He recibido hoy este mensaje:

¡Enhorabuena!

Su blog sobre aprendizaje de idiomas Aprende español callejeando por Madrid http://palabraspormadrid.blogspot.de/ ha sido nominado para participar en el concurso Top 100 Amantes de los Idiomas 2016, organizado por bab.la y Lexiophiles. 

El objetivo del concurso es encontrar a los 100 amantes de los idiomas más destacados en las siguientes categorías: blogs sobre aprendizaje de idiomas, blogs profesionales sobre idiomas, páginas de idiomas en Facebook, cuentas de idiomas en Twitter y canales de idiomas en YouTube.

Su nominación corresponde a la categoría de “Blogs sobre aprendizaje de idiomas”.

El periodo de votación se abrirá el 19 de mayo y durará hasta el 6 de junio. 

Te escribo, por eso, para pedirte, ¡claro!, que votes por este blog. Puedes hacerlo fácilmente desde aquí, pinchando en la imagen. No es necesario registrarse.

Vota por el Top 100 Blogs de Aprendizaje de Idiomas 2016

Bueno, no soy muy modesta pero creo que me puedo aplicar este mensaje callejero:

me lo merezco
Calle de San Onofre

Merecer(se) (a veces lo usamos como reflexivo y otras veces no) algo significa haber hecho las suficientes cosas buenas para recibir algo positivo (por ejemplo, un premio) o haber hecho las suficientes cosas malas para recibir algo negativo (por ejemplo, un castigo).

Si también piensas que me lo merezco, ¡vota! ¡Gracias!





lunes, 16 de mayo de 2016

No me seas así

En las calles de Madrid y de toda España, encontramos a menudo descalificaciones e insultos (palabras valorativas que usamos con la intención de hacer daño a otro, de ofender). En español, como en otras lenguas, la cantidad de palabras que existen para descalificar o insultar es inmensa. Así que hoy solamente vamos a ver unas pocas. ¡Son palabras que necesitas conocer, y sobre todo entender!

Lo que hace más daño es el insulto directo, sin más palabras. Como en esta puerta de un contador de electricidad que vi en una calle del pueblo de Tarifa (Cádiz); supongo que los insultos son para alguno de los hombres que viven en esa casa:


insultos
Tarifa (Cádiz)
       
En esta imagen están algunos de los insultos más típicos y repetidos para un hombre. Algunos de ellos son tacos, como gilipollas ('tonto') y cabrón ('malo'). Otros son simplemente insultos, pero no son tacos: subnormal (palabra que antiguamente se usaba para hablar de personas con algún tipo de discapacidad psíquica, sobre todo para las personas con síndrome de Down; hoy solamente se usa como insulto), cerdo (porque se piensa que el cerdo es un animal muy sucio) e idiota (que seguro que sabes qué significa). Bueno, ¡está clarísimo que la opinión de esta persona sobre alguien que vive en esa casa no es nada buena!

La palabra maricón se usa como forma muy negativa de llamar a un hombre homosexual, pero, como insulto, quiere decir normalmente 'hombre malo, con mala intención, que hace daño'. Este es el típico insulto machista dirigido a un hombre; otro típico insulto machista, pero dirigido a una mujer, es este:

insultos
Plaza de los Tubos 

Puta es un taco que significa 'prostituta', y es el típico insulto de algunos hombres cuando una mujer los rechaza. Curiosamente, es muy raro que una mujer use la palabra puto (que también existe) cuando un hombre la rechaza. Parece que, para descalificar a alguien, los machistas siempre tienen que hablar de sexo.

Una forma mucho menos fuerte de descalificar a alguien es usar la fórmula que ves en esta foto, que me envió mi amigo Iñaki Goitia (¡gracias, Iñaki!):


no me seas


En primer lugar, usa la palabra marica, un poco más suave que maricón, aunque también se usa como insulto. En segundo lugar, con la forma gramatical no me seas, usando un pronombre me que implica una cierta afectividad; la persona que dice esto muestra con ese pronombre una relación personal con la persona a la que descalifica, y de esta manera no es tanto un insulto, sino una crítica o una burla. Es una forma que usamos mucho con amigos y familia, y, cuando no tenemos ganas de pensar en una palabra exacta, decimos muchas veces: No me seas así.

Pero este me, claro, es totalmente opcional y muchas veces, la mayoría, no se usa. Aquí tienes un ejemplo:


no seas fantasma
Calle de la Puebla

Esta forma de calificar tampoco es tan fuerte como el insulto directo. Es más suave decir No seas fantasma que decir ¡Fantasma! Supongo que conoces la palabra fantasma con el significado de 'ser irreal, imaginario, que normalmente es una persona muerta que se aparece a los vivos', pero también usamos esta palabra para criticar a alguien que presume mucho de algo que no es verdad. Por ejemplo:

(Dos chicos muy jóvenes)
- Y también sé conducir camiones.
- ¡Anda, anda, no seas fantasma! ¡Pero si no sabes conducir un coche!


¿Qué te ha parecido la entrada? ¿Conoces otros insultos en español? ¿En tu lengua hay muchas palabras como esta?¡No me seas vago y escribe un comentario contándomelo! ¡Hasta pronto!



martes, 10 de mayo de 2016

Lo que faltaba

Una noche, volviendo de cenar con unos amigos, vi esta pintada del poeta Neorrabioso en un contenedor de basura:         

los que dijeron
Calle Ruiz

Ese los que que empieza la frase significa 'la gente que, las personas que, los seres humanos que'. Esta frase podría empezar también así: "Quienes dijeron...", pero sería mucho más formal en este caso. El que / la que / lo que / los que / las que y, si hablamos de personas, quien / quienes, pueden usarse para referirse a algo o a alguien sin necesidad de nombrarlo, porque podemos imaginar a qué o a quién se refiere la frase.

Me gusta este verso de Neorrabioso y creo que tiene mucha razón: las personas que desde el primer momento dicen que algo es imposible, una utopía, un sueño, odian a las personas que convierten ese sueño en realidad. Probablemente porque en realidad esas personas tenían una actitud negativa hacia esa idea. Por ejemplo, cuando hace más de diez años se aprobó en España una ley que permite casarse a las personas del mismo sexo, mucha gente lo vio como algo irreal, polémico y que no duraría mucho tiempo; con el paso del tiempo, los matrimonios homosexuales se han convertido en una realidad diaria y están totalmente normalizados. Sin embargo, muchas personas que criticaron la ley no se lo perdonan al entonces presidente del gobierno, del partido socialista. Por cierto, no sé si lo sabes, pero -lo digo con orgullo- España fue el tercer país del mundo en el que se legalizó este tipo de matrimonios.

Vamos a pasear por Madrid viendo más frases parecidas -en la gramática- a la de arriba. Los dos siguientes son ejemplos del uso de la forma neutra, lo que:


lo que
Calle Lope de Haro

lo que
Calle de la Palma

Lo que, en el primer caso, es refiere a las informaciones que nos dan las noticias de los medios de comunicación. No se refiere a personas ni a objetos masculinos ni femeninos, por eso se usa la forma neutra. Es una pintada que protesta contra la manipulación de la información, que verdaderamente es tremenda, tanto en España como en otros países.

La segunda imagen es un cartel de la tienda Madiba, en Malasaña, donde venden cosas muy variadas. Ya lo dicen ellos, que en el futuro, además de complementos y sorpresas, venderán todas las cosas de las que les venga una idea a la mente; por eso usan lo que, porque así se refieren tanto a cosas masculinas como a cosas femeninas.

Creo que en la siguiente imagen el significado no es tan evidente:


el que faltaba
Plaza del Ángel

Uno de los sentidos del verbo faltar es 'no estar algo o alguien donde debería estar' o 'no existir algo que debería existir'. Por ejemplo:

- ¿Ya tienes amueblado todo el piso?
+ Casi. Esta tarde me van a traer los muebles que faltan.

- ¿Has completado la colección de cómics?
+ No, todavía me faltan dos.

El establecimiento de la imagen es un bar, y está situado en una zona, muy cerca de la plaza de Santa Ana, en el llamado barrio de las Letras, que está llenísima de bares. Quizá por eso lo han llamado así: el (bar) que faltaba, en pasado porque ahora ya está aquí.

Muy habitualmente, usamos esta frase en un sentido irónico, con entonación exclamativa: ¡el que faltaba! (o ¡la que faltaba!, ¡lo que faltaba!, ¡los que faltaban!, ¡las que faltaban!), para decir que la aparición de alguien o el hecho de que ocurra algo completa un grupo de personas o una serie de sucesos que tienen para nosotros un sentido negativo. Por ejemplo:

- ¿Vas a ir al cumpleaños de Bebe?
- ¿Van a ir Pepi y Javier? Es que no me apetece mucho verlos...
- Pues sí. Y también va Mamen.
- ¡Buenooo! ¡La que faltaba! Ahora sí que no voy.


- Se ha roto la aspiradora.
- ¡Lo que faltaba! Pues mañana no voy a poder llevarla a arreglar: tengo que llevar al niño al médico, tengo que arreglar papeles en el banco, y luego irme corriendo a trabajar. 


Esta construcción es la misma que aparece en algunas expresiones coloquiales en las que usamos la forma la que, pero no nos referimos a algo femenino nombrado o conocido, no hay un referente claro. Como pasa en este cartel que fotografié en un hospital público:


la que nos espera
Hospital Clínico

Estos médicos se quejan de que los españoles van a seguir pagando impuestos pero parte de ese dinero va a ir a la sanidad privada, o a los negocios que unos pocos van a montar en torno a la sanidad público. Y esa es la que nos espera, que aquí se refiere a una situación difícil.

Algunas frases (casi expresiones hechas) que usamos con mucha frecuencia y tienen esta forma son estas:

expresiones con la que



¡Apréndete esto bien o, si no, la que te va a caer en la próxima entrada! ¡Jajaja! ¡Hasta pronto!





lunes, 2 de mayo de 2016

Esto es una chapuza


         
Como sabes, la palabra esto (y también la palabra eso) se usa muchísimo en español. Muchas personas piensan que esto y eso son masculinos porque terminan en -o, y claro, la mayor parte de las palabras que terminan en -o son masculinas. Pero no es así: las formas masculinas son este y ese. Esto y eso son formas de género neutro.

Sobre el género neutro ya te he hablado otras veces: en general (en la entrada Lo artesano) y sobre el uso de la palabra esto (en Esto no es una campaña electoral). Hoy vamos a analizar "ejemplos callejeros" en los que usamos la palabra esto aunque nos referimos a algo concreto, un lugar o un objeto, que tiene género masculino o femenino.

Vamos a ver primero dos fotos de arte callejero:


esto
Calle Bravo Murillo

esto
Calle del Calvario



En la primera imagen, vemos que el autor opina que lo que ha pintado es arte urbano y no grafiti. ¿Tú opinas lo mismo? Porque es una diferencia que no está nada clara.

En la segunda, parece que nos dicen que el círculo azul representa la Tierra.

En los dos casos, la palabra esto se refiere a cosas concretas: la obra pintada en la puerta y el círculo azul. Pero usamos esto porque después vamos a explicar qué son (o qué no son) esas cosas. Te voy a dar dos ejemplos similares, pero en conversaciones:

(Dos compañeros de clase)
- Déjame tu libro de verbos, por favor.
+ Esto no es un libro de verbos, es un diccionario.

(Dos amigos que se acaban de ver)
- ¿Qué llevas ahí?
+ ¿Esto? Es un patinete. Lo uso para ir al trabajo.

En las dos conversaciones, la persona que usa la palabra esto conoce el objeto y sabe si es masculino o femenino, pero su primera mención la hace con esto, una palabra neutra que simplemente señala el objeto como algo cercano a la persona que habla, y luego explica qué es.

Veamos más ejemplos. Las dos fotos siguientes son del mismo lugar, una general y otra más detallada, para que puedas leer bien el cartel:



esto
Calle Cedaceros



esto
Calle Cedaceros



En la primera foto se puede ver que esta puerta está justamente al lado (o delante) de un edificio que muestra un logo muy conocido en España:


Es el logotipo de uno de los bancos más importantes de España, Caixabank, que normalmente nombramos como la Caixa. Como el banco ha puesto el cartel con el logo justamente al lado de la puerta que vemos en la foto, imagino que muchísima gente entra en ese portal pensando que está entrando en una oficina de la Caixa. Por eso han puesto el cartel, porque ya están cansados de explicar que allí dentro no hay ninguna oficina de la Caixa. 

El último ejemplo de hoy me hizo mucha gracia. Está escrito en el suelo, hacía mucho sol, y era difícil sacar la foto para que se viera clara, así que he tenido que retocarla un poco marcando algunas letras para que la puedas leer:


esto es una chapuza
Paseo del Prado



Alguien escribió esto en el suelo usando sus dedos, cuando todavía el cemento (el material de construcción que se ha usado aquí para arreglar el suelo) no estaba totalmente seco. Debe de hacer bastante tiempo que esto está escrito en el suelo del Paseo del Prado, porque dice señor alcalde, en masculino, y desde 2011 no tenemos alcalde, sino alcaldesa.

¿Y qué significa este mensaje? Chapuza se usa básicamente con dos sentidos: para hablar de pequeños arreglos y reparaciones en los edificios o para hablar de algo mal hecho. En este caso, lo que vemos es que alrededor de este cemento hay baldosas, o sea, trozos de un material duro (en este caso, piedra, pero podría ser mármol o cerámica), de forma cuadrada o rectangular, que se usan en los suelos de las calles y los edificios. Pero una baldosa se rompió y los que trabajan para el Ayuntamiento, en lugar de poner una nueva baldosa, llenaron el espacio con cemento, un material mucho menos resistente. Y esto lo hicieron en una de las zonas más conocidas de Madrid: el Paseo del Prado, donde está el famoso museo. Por eso, este ciudadano se queja al alcalde diciendo que han hecho una chapuza, una cosa mal hecha (y poco estética, además).

¿Crees que esto que he escrito hoy es una chapuza? ¿O te gusta? En cualquiera de los dos casos, ¡dímelo dejándome un comentario o dale al "me gusta" en Facebook, porfa! ¡Hasta pronto!