martes, 28 de febrero de 2017

A todo trapo

a todo trapo
Logroño (La Rioja)

Esta bonita tienda de estilo modernista de Logroño tiene un nombre del que podemos hablar un buen rato, porque la expresión a todo trapo tiene varios significados y muchos sinónimos.

En primer lugar, tengo que decirte que esta expresión, igual que muchas que empiezan con la preposición a, acompaña normalmente a un verbo, a la expresión de una acción, y nos sirve para expresar cómo se hace esa acción. En el caso de a todo trapo, puede indicar:

- Volumen muy alto de un sonido: Puso la música a todo trapo, sin importarle si a alguien le molestaba.
- Gran velocidad o rapidez: Conducía a todo trapo, como si estuviera solo en la autopista.
- Con gran lujo: Vive a todo trapo. Se nota que le tocó la lotería hace poco tiempo.


Esta expresión tiene muchos sinónimos, unos u otros dependiendo del sentido con el que la usemos; fíjate, todos ellos empiezan con la preposición a:



       
El nombre de la tienda de la primera foto hace referencia al lujo. Pero también juega con el significado de la palabra trapo, 'trozo de tela'. Muchas veces con esa palabra nos referimos a los trozos de tela que sirven para limpiar la casa, pero en la lengua informal se usa mucho, con un sentido humorístico, para hablar de la ropa: por ejemplo, se dice con frecuencia, de manera bastante machista, que las mujeres hablan mucho de trapos, o sea, de ropa. Y en esta tienda, hacen ropa, y ropa que no es barata (de ahí la referencia al lujo).

Un significado muy diferente tiene otra expresión con la palabra trapo que nos recuerdan en este restaurante madrileño:


al trapo
Calle Caballero de Gracia

Cuando vemos el nombre de este sitio, inmediatamente pensamos en la expresión entrar al trapo. Creo que han elegido esta expresión porque así pensamos en entrar en el restaurante. Entrar al trapo significa 'reaccionar de manera poco reflexiva, respondiendo a una provocación, a una pregunta para hacerte enfadar, etc.'. Por ejemplo:

(Dos amigas hablan sobre una próxima reunión con otras amigas con las que están un poco enfadadas)

- ¿Y si me recuerda que nosotras también llegamos tarde el día del cine? 
+ Bueno, tú no entres al trapo, le dices que sí, que tiene razón y ya está. No tenemos ganas de discutir, ¿no?


La palabra trapo ha dado lugar, además, a otras expresiones que pongo en esta imagen (si quieres ver el significado, pincha en los círculos). ¡Hasta pronto!






martes, 21 de febrero de 2017

Estar en las nubes

Quizá recuerdes esta imagen que puse en la entrada Hilar fino, con diferentes maneras de expresar nuestra falta de atención a lo que nos rodea:


estar en la luna


Una de las expresiones que usamos cuando una persona está metida dentro de sus pensamientos y no presta atención a lo que pasa cerca de ella es estar en las nubes. Actualmente, también usamos la frase estar en la nube, pero no para hablar de personas sino de documentos (textos, imágenes, vídeos, etc.) que tenemos en la memoria virtual de Internet. Así que entre el plural y el singular hemos creado una nueva diferencia.

He pensado en esto poco después de tomar esta foto cerca de mi escuela:


Calle Augusto Figueroa

Por un lado, las dos señoras de la izquierda, en cierto modo, están en las nubes, atentas al teléfono móvil y sin prestar atención a lo que pasa a su alrededor. ¡Y a lo mejor estaban viendo algo que tenían alojado en la nube (hablamos de guardar, alojar o almacenar archivos en la nube)! ¿Cuántas horas pasamos así, metidos en el mundo virtual, sin enterarnos de lo que pasa a nuestro alrededor? Cada vez  más, ¿no?

Por otro lado, la pintura de la pared es, en realidad, una nube de palabras con la forma de un hombre. Me gustó sacar esta foto porque las señoras no podían ver esta figura, que estaba justo a la vuelta de la esquina. Probablemente, si hubiera salido por ese lugar un ladrón con intención de robarles, no se habrían dado cuenta en un buen rato, porque estaban entretenidísimas con el móvil.

La nube de palabras de la imagen nos habla de una filosofía de vida:


nube de palabras
Calle Augusto Figueroa

Nos da una serie de consejos: telebasura a la basura, no tomar Lexatín, escuchar la vejez, reír más, apreciar cada momento, vivir con menos, o sea, que vivamos más en armonía con nuestro cuerpo y seamos menos consumistas. Recomienda también algunas cosas variadas: vermut, cultura, empatía, más arte y Malasaña siempre. Es una mezcla divertida de cosas que nos muestran la forma de vida de un habitante (o enamorado) del barrio de Malasaña: me lo (o la, no sé si lo ha pintado un hombre o una mujer) imagino como una persona amable y tranquila, con mucho tiempo libre, que compra solamente lo necesario, que va a tomar el vermut con sus amigos, y que es creador de cultura. Probablemente alguien todavía joven, menor de 40 años, por su optimismo. ¿Tú también te lo imaginas así?

Y hablando de nubes de palabras, ¿has pensado que usarlas puede ser un buen método para memorizar palabras? Si eres un poco artista, puedes hacerlas a mano, y esto sería mejor para tu aprendizaje, porque lo que escribimos a mano lo memorizamos mejor; si no lo eres, puedes hacerlas con muchos programas en línea gratuitos. El que uso yo cuando quiero hacer una nube para mis clases es Tagul, que es muy fácil de usar y te permite añadir tus propias imágenes o las de otros.

Un par de ejemplos, el primero con adjetivos para describir los labios y el segundo con expresiones relacionadas con la acción de dormir:


describir labios


expresiones para dormir

¿A que molan? ¿A que si tienes este tipo de formas a la vista te será más fácil recordar las palabras y expresiones? ¡Pues hala, a trabajar en ellas!

¡Hasta pronto!

miércoles, 15 de febrero de 2017

54 expresiones callejeras españolas

¡Hola!

Ya hace más de un año que publiqué mi primer librito digital, Aprende expresiones españolas callejeando por Madrid.

En este tiempo han aparecido muchas más en el blog, por eso hoy te regalo la segunda edición del libro, donde también he puesto, al final, algunas infografías con más expresiones organizadas en torno a temas o palabras.

Las expresiones y refranes son callejeros porque, como todos los demás materiales del blog, los encontré en la calle, escritos por gente de la ciudad.

¿Quieres descargarlo? Pinchando en la imagen puedes hacerlo:




¡Hasta pronto!


miércoles, 8 de febrero de 2017

Dar la lata



dar la lata
Foto de Jessica Paolillo




¡Hola! Aquí sigo, dando la lata, igual que lo hacen en esta farmacia.

La palabra lata tiene dos significados muy diferentes: 

- Por un lado, una lata es un envase hecho de hojalata (una lámina fina de acero o de hierro). Y en esta farmacia venden latas de diversos productos (aunque en realidad yo no llamaría latas a lo que se ve en la imagen, los llamaría botes).

- Por otro, lata también significa 'todo lo que causa molestia o fastidio'. Por eso, el significado de la expresión dar la lata es ese: molestar, fastidiar, resultar pesado. Así que, en broma, los de la farmacia dicen que nos van a molestar. Poner este cartel en la puerta es, simplemente, una manera de llamar nuestra atención.

Cuando decimos que algo es una lata, o exclamamos ¡Qué lata!, nos referimos a este segundo significado:

- Tener a los niños en casa todas las vacaciones de Navidad es una lata. No nos dejan hacer nada.
- ¡Qué lata de ruido! ¡Todos los días igual y a la misma hora!

Si es algo que molesta mucho, podemos decir que es un latazo (¡atención!, una lata, pero un latazo; puedes ver más ejemplos como este en la entrada Es un puntazo).

De aquí viene el significado del adjetivo latoso, que significa 'fastidioso, molesto, pesado', y que puede aplicarse a cosas o a personas:

- ¡Qué mujer más latosa! ¡Siempre está diciendo las mismas tonterías!
- Este trabajo es muy latoso, hay que tener mucha paciencia para hacerlo.


Las otras imágenes que te traigo hoy son ejemplos del otro significado de la palabra lata:


españa en lata
Calle Cuchilleros



Esta tienda. muy cerca de la Plaza Mayor, está dedicada a la gastronomía, y en especial a las conservas españolas artesanales. Hay conservas de todo tipo: de verduras, de frutas en almíbar, pero yo creo que las mejores conservas españolas son las de pescado. El pescado que va dentro de la lata, generalmente, no tiene mucho espacio de sobra, porque no interesa (por el precio de transporte, supongo) hacer envases muy grandes. Por eso, cuando un espacio está tan lleno de gente que las personas estamos casi (o sin casi) tocándonos unas a otras, decimos que estamos como sardinas en lata. Esto ocurre frecuentemente, por ejemplo, en el metro de Madrid por la mañana temprano.

Las palabras en lata son las que usamos para describir el modo de conservación y presentación de estos alimentos; igualmente, decimos en tarro, en bote, etc. ¡Así que puedes entrar en esta tienda y llevarte España entera dentro de una lata!


Cuando comemos fuera de casa y miramos el menú, a veces tenemos dudas de si el producto que nos ofrecen es fresco o no. Para preguntar sobre esto, nos viene bien la frase que nos ofrece la siguiente foto:

son de lata
Mercado de San Fernando (calle Embajadores)



Las tapas que ponen en este bar para acompañar la cerveza son de lata, o sea, son conservas.

Y la corta frase que da nombre al bar es lo que podemos preguntar en los restaurantes para saber si el producto que ofrecen es fresco:

¿Las alcachofas son de lata?

Hay alimentos que raramente nos van a poner de lata en un restaurante, pero otros, generalmente verduras que son de temporada (o sea, que se encuentran solamente en una época del año determinada), sí que son frecuentemente de lata: por ejemplo, los espárragos blancos, las alcachofas, los guisantes, etc. Así que, si los queremos frescos, mejor preguntar antes.

Y esto es todo por hoy. Ya dejo de darte la lata. ¡Hasta pronto!




domingo, 5 de febrero de 2017

Cosa de brujas

Decir que algo es cosa de brujas es decir que es algo extraordinario, anormal, casi milagroso. Parece algo bueno, pero la verdad es que los brujos, y en especial las brujas, han tenido a lo largo de los siglos muy mala fama. 

Todavía hay esta diferencia en español: actualmente, cuando se quiere decir que una mujer es mala, se puede decir de ella que es una bruja. Para los hombres no se usa la palabra brujo (que se reserva para los verdaderos brujos, los que practican la brujería). En cambio se usa el diminutivo, y se dice brujillo/a, la cosa cambia mucho: esta es una palabra que se usa, en femenino y en masculino, sobre todo para los niños, con el sentido de 'pícaro, listo'.

Hace no demasiados siglos, miles de mujeres de Europa, generalmente mayores, pobres y diferentes de las mujeres del resto de su pueblo, fueron llamadas brujas y castigadas por serlo (muchas fueron quemadas en hogueras). En muchos lugares, se produjo una auténtica caza de brujas, expresión que ha quedado hasta hoy: se dice que se está produciendo una caza de brujas cuando se considera que hay una persecución política e ideológica. Un poco como está pasando en España con la persecución de algunas expresiones en las redes sociales, gracias a (o más bien por culpa de) la llamada Ley Mordaza: por ejemplo, a una estudiante le piden más de dos años de cárcel por haber escrito en su Twitter chistes sobre un atentado ocurrido en 1973, el atentado en el que el grupo terrorista ETA mató al militar Luis Carrero Blanco, presidente del gobierno con el dictador Francisco Franco. Las cazas de brujas existen aún, sí, y ocurren en muchos países.

Sobre las antiguas brujas hoy sabemos, gracias a los historiadores, que en su mayoría fueron víctimas de la misoginia ('odio hacia las mujeres') y de la discriminación. Por eso, quizá, desde hace un tiempo se está produciendo una reivindicación de esta palabra, que encontramos con frecuencia, por ejemplo, en los círculos feministas. Esta foto es de una manifestación contra la violencia de género:


brujas
Gran Vía

Pero también hay otros ejemplos más divertidos, como  el de este cartel publicitario:


brujas
Calle Fuencarral

El akelarre (o, en español, mejor aquelarre) es una reunión de brujas: se dice que se reunían por las noches y bailaban, hacían sacrificios, llamaban al demonio, etc.

Este cartel parece que es una campaña publicitaria de Medias Puri en la que convoca a gente para el día 6 de febrero próximo (¡todavía estás a tiempo de ir!), todavía no sabemos para qué. Buscan brujas molonas (molón/molona viene del verbo molar, y significa 'que molan') y no brujas verrugosas (con verrugas, bultos de piel que salen en cualquier parte del cuerpo, y que caracterizan la cara de muchos retratos de brujas, como la de la foto de abajo, que tiene una en la nariz). O sea, buscan chicas divertidas (¿y guapas?).





Hay palabras relacionadas con los brujos y brujas que pueden un significado positivo, como embrujo. Aunque originalmente se aplica a los métodos de los brujos para dominar la voluntad de otra persona, hoy la usamos más como una cualidad de las personas o lugares que nos atraen de manera extraordinaria. Por ejemplo, hay ciertas ciudades que ejercen un verdadero embrujo sobre nosotros.

Es diferente si decimos que un lugar está embrujado: en este caso, nos referimos a un lugar donde pasan cosas paranormales, un lugar encantado. ¿Quieres conocer algunos lugares embrujados o encantados de Madrid? Aquí puedes ver fotos y leer sobre sus leyendas

Brujas, brujería, caza de brujas, cosa de brujas, embrujo, embrujado... Las brujas están muy presentes aún en nuestras vidas, ¿no? Yo no creo en ellas, pero haberlas haylas...

¡Hasta pronto!