domingo, 28 de junio de 2015

Amor ilegal

¿Has estado enamorado alguna vez? ¿Lo estás ahora?


amor ilegal
Calle Fuencarral


Fíjate que usa la forma fuese (= fuera), y eso quiere decir que nos está hablando de algo imposible en el presente o improbable en el futuro (si quieres, puedes repasar esto en Y si cae aquí).

Entenderás mejor el significado de esta pregunta leyendo este otro mensaje del mismo escaparate:



ser gay
Calle Fuencarral

Como ves, he hecho algunas correcciones: una de ortografía, porque aquí hay que escribir "por qué" separado y no junto; la otra es un cambio de palabra, porque en español la palabra crimen significa 'acción voluntaria de asesinar a alguien' y es solamente un tipo de delito, que es la palabra general para una acción que está fuera de la ley. Ser homosexual es, desgraciadamente, un delito en muchos países del mundo, pero no un crimen. Lo que pasa es que este cartel está mal traducido del inglés.

Pero vamos al tema: si en 76 países del mundo ser homosexual es ilegal, hay amores que son ilegales. Y esto es algo que no podemos permitir. Nunca he entendido por qué hay gente a la que le molesta tanto lo que hacen otros con su cuerpo y con su vida. Por eso me alegra saber que, justamente estos días, en Estados Unidos el matrimonio entre homosexuales va a ser legal en todos los estados. Holanda fue el primer país del mundo que legalizó este matrimonio. En España se aprobó hace diez años. En Irlanda, hace muy poco tiempo, se ha aprobado gracias a una consulta directa a los irlandeses, un referéndum. Todo este camino no ha sido fácil: los colectivos de homosexuales han luchado muchísimo por sus derechos y siguen haciéndolo.

¿Por qué en el primer cartel decía "si tu amor fuese ilegal"? Pues usa fuese porque en España este amor es legal, por eso es imposible que sea ilegal, hablamos de algo irreal. Y este año, por primera vez, el ayuntamiento de Madrid va a poner la bandera arcoiris del movimiento LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) en sus edificios durante las fiestas del Orgullo. De momento, en la junta municipal (en los ayuntamientos de ciudades grandes, además de las oficinas centrales del ayuntamiento, hay oficinas por barrios o distritos, y se llaman juntas municipales) de mi barrio (Tetuán) ya está puesta:


Calle Bravo Murillo (imagen de http://avccaminostetuan.blogspot.com.es/)

Me emociona ver esta bandera en los ayuntamientos porque significa que ha terminado el sufrimiento de muchas personas durante siglos. ¡Viva el orgullo y viva la tolerancia! ¡Vive y deja vivir!


amor ilegal
Calle Clara Campoamor


                           Y tú, ¿si tu amor fuera ilegal, cómo te sentirías, qué harías?


martes, 23 de junio de 2015

Tras esta puerta

En un paseo reciente por Madrid, iba por La Latina y me encontré con esta puerta y este cartel:



tras esta puerta
Calle Mancebos

Tras es una preposición que significa 'detrás de', pero es más formal. Así que detrás de esa puerta hay algo secreto (alguna cosa secreta) que está ocurriendo. ¿Qué harías tú si vieras una puerta cerrada y un cartel como este? ¿Entrarías para ver cuál es la cosa secreta que está pasando?

Yo no entré, sobre todo porque me di cuenta de que el cartel llevaba ya un tiempo allí y estaba oxidado (es de hierro y el agua lo estropea, lo oxida), como puedes ver en esta otra foto:




Aprovecho para contarte que, además de la preposición tras, tenemos otras dos preposiciones cultas o formales que pueden usarse para hablar del espacio. Te pongo las tres en un cuadro con ejemplos:


tras ante bajo


Estas preposiciones, además de indicar espacio, tienen otros usos. Tras, por ejemplo, también se usa mucho para indicar tiempo, con el significado de 'después de'. Por ejemplo: Tras la reunión, los ministros hablaron con los periodistas. Bajo y antes tienen más usos, que puedes ver en la entrada Ante la duda.

Todavía tengo curiosidad por saber qué ocurría en ese edificio y no he podido encontrar ninguna información. ¿Se te ocurre a ti alguna idea?


lunes, 15 de junio de 2015

De Madrid al cielo

Desde hace siglos, los madrileños que están orgullosos de su ciudad dicen esta frase:



de madrid al cielo
Glorieta de Cuatro Caminos

Esto significa que el mejor lugar del mundo para vivir es Madrid, y después de Madrid, solamente el cielo es mejor. Aquí te dejo un enlace para que conozcas el origen de esta expresión y otras expresiones de origen madrileño.

Parece que no todos los madrileños están tan contentos en su ciudad, o quizá el cielo no les parece el lugar ideal para terminar su vida. Mira esta camiseta que venden en la plaza de Tirso de Molina, en un mercadillo que hacen los domingos algunas organizaciones de izquierdas:


de madrid al infierno
Plaza de Tirso de Molina

La verdad es que no sé con cuál quedarme. Como ya te conté en Mola ser gato, hay cosas que me encantan de la ciudad y otras que son odiosas. A veces parece que estás en el cielo y a veces en el infierno.

Pues me voy a quedar con una imagen intermedia de Madrid; ni Madrid-cielo ni Madrid-infierno, sino Mahoudrid:


mahoudrid
Calle Latoneras


El nombre de este bar viene de la cerveza Mahou, que empezó a fabricarse en el centro de la ciudad de Madrid, y que para muchos madrileños es la mejor, pero para muchos extranjeros es demasiado suave. 

Algo curioso: como tantas otras cosas buenas y antiguas de Madrid, Mahou llegó de Francia, porque el primer dueño de la fábrica, el que la creó, era francés. ¿Y qué otras cosas de Madrid son de origen francés? Pues, por ejemplo, el famoso restaurante Lhardy y el restaurante más antiguo del mundo, Botín. Como ves, muchas cosas relacionadas con el buen comer y el buen beber, que tan famosos han hecho a los franceses en el mundo entero. 

Hoy también tenemos en Madrid algunos establecimientos, más modernos, que se inspiran en Francia, como Mama Framboise, un sitio estupendo para desayunar y merendar. También hay algunos restaurantes interesantes, aunque, teniendo en cuenta la importancia de la cocina francesa, en Madrid no hay demasiados restaurantes franceses (o sea, que me gustaría que hubiera más).

Mi conclusión: ni al cielo ni al infierno, ¡me voy a la Francia madrileña! ¡Hasta pronto!





domingo, 7 de junio de 2015

Callejeando por Urueña

En el mes de mayo pasé un fin de semana en un pueblo de Valladolid (Castilla-León) muy especial: el pueblo de Urueña. Urueña es la primera villa del libro en España y, de momento, la única. Es un pequeño pueblo de unos 120 habitantes, en el que hay diez librerías y cuatro museos. Tiene, además, una bonita ermita en las afueras, y desde allí se ve la muralla que rodea el pueblo. ¿La ves, al fondo, detrás del campo de flores rojas -amapolas-?


Ermita de Urueña

Este es el cartel que anuncia sus librerías y museos:


paramo

Este pueblo es una villa, igual que Madrid y por la misma razón. Y este cartel está en la puerta de la librería Páramo. La palabra páramo significa 'tierra llana y con poca o ninguna vegetación, que generalmente está elevada, en un alto', y así, realmente, es Urueña: está en lo alto de un monte, y todo el pueblo es completamente llano; árboles sí hay algunos en el pueblo, pero hay pocos en el campo. Pero también el nombre de la librería nos recuerda a la novela Pedro Páramo, del escritor mexicano Juan Rulfo. Leí esa novela cuando tenía 17 años y me impactó muchísimo, tanto que en ese momento decidí que quería estudiar Filología, como hice después. ¡Te la recomiendo, por supuesto!

Como el pueblo es tan llano y nos gustan tanto las librerías, paseamos una y otra vez por sus calles, y en uno de esos paseos, mirando al suelo, vi esto:


no pienso morirme
Urueña (Valladolid)

Pensar + infinitivo se usa para expresar la intención de hacer algo. No es lo mismo pensar en hacer algo que pensar hacer algo. Fíjate en la diferencia entre lo que dice una pareja y otra:



pensar + infinitivo


La pareja de la izquierda ya ha tomado una decisión, tiene la intención de casarse el año que viene. La pareja de la derecha, en cambio, no ha tomado una decisión, está todavía pensando si casarse o no y cuándo casarse.

Así que la persona que pintó el cartel de la foto en el suelo de una calle de Urueña tiene un plan, una intención: no morirse. Y dice "no me pienso morir" pero podría decir también "no pienso morirme", porque ese me va con el verbo morir, no con el verbo pensar.

Pues yo tampoco pienso morirme. Pienso quedarme aquí, en este blog, para siempre. ¿Y tú, cuáles son tus planes?