sábado, 28 de febrero de 2015

Cerrado por amor

Últimamente paseo mucho menos por Madrid. La razón principal es que, además de mi trabajo y mi vida personal, estoy trabajando en mi tesis doctoral, que tengo que terminar dentro de pocos meses.

Por eso, he pensado descansar un tiempo del blog para poder concentrarme más en la tesis. Pero me da pena dejarlo completamente durante mucho tiempo, así que voy a hacer algo que me permitirá mantener el contacto contigo y al mismo tiempo dedicar más tiempo a la tesis: en lugar de crear nuevas entradas, voy a mejorar algunas de ellas. Sobre todo, quiero incluir en muchas entradas antiguas cuadros o infografías que ayuden a recordar el vocabulario, la gramática, etc., como suelo hacer desde hace unos meses. También intentaré mejorar las fotos y actualizar contenidos cuando lo vea necesario. 

Hay dos entradas que ya he actualizado:

Siempre nos quedará Malasaña 

Ponte en tu belén y te quedarás de piedra  

¡Échales un vistazo, a ver si te gusta cómo han quedado! Cuando tenga más, volveré a escribirte.


En la librería Tres rosas amarillas, que está muy cerca de mi escuela, suelen poner este cartel cuando cierran:


cerrado por amor
Calle Espíritu Santo

Siempre me dan ganas de preguntar qué significa esto, pero me da un poco de vergüenza. Imagino que cierran para dedicar tiempo a su pareja, a sus amigos, a su familia, en fin, a la gente a la que quieren.

Yo no voy a cerrar el blog y volveré con nuevas entradas en cuanto pueda. Pero "cierro" parcialmente por amor a mi tesis y también a las personas a las que quiero (a las que últimamente casi no les dedico tiempo).

¡Hasta pronto!


domingo, 22 de febrero de 2015

Por amor al arte


Últimamente veo arte por todas partes. Y no solamente arte callejero, que, como ya sabes, me gusta mucho, porque hay muchas entradas de este blog donde aparece. No, lo que veo también es la palabra arte en muchos sitios.

Por ejemplo, hay varias cadenas de tiendas por todo Madrid que juegan con esta palabra. Como esta:


arte
Calle Bravo Murillo

Es una tienda de perfumes baratos, que imitan los olores (o mejor, aromas) de marcas famosas. Fíjate que las cuatro letras finales son más grandes, marcando la palabra arte. Es el verbo perfumarse, una acción reflexiva, que hacemos habitualmente sobre nosotros mismos; claro que no siempre lo usamos así, porque podemos, por ejemplo, "perfumar una habitación, una casa, etc."

Este otro ejemplo es parecido:


arte
Calle Mayor

Enjabonarse viene de jabón y, claro, significa, 'ponerse jabón en el cuerpo'. No siempre usamos este verbo de forma reflexiva, porque podemos también enjabonar a otra persona. Por supuesto, en estas tiendas venden jabones de todo tipo. Y aquí también la palabra arte del final está marcada con otro color.

Y es que arte no son solamente las artes nobles como la pintura, la escultura, la arquitectura, etc. También usamos esta palabra con el sentido de 'habilidad especial'; si buscas en Interenet "el arte de", puedes encontrar, por ejemplo, "el arte de amar", "el arte de vivir", "el arte de la felicidad", etc. Por cierto, recuerda: el arte / las artes (puedes leer más en La exclusividad del arte).

En fin, con tantos verbos con forma reflexiva como usamos en español, ¡el arte está siempre en nuestras bocas! Un ejemplo (un poco tonto):


Para arreglarte
y relajarte
tienes que ducharte
o bañarte,
después afeitarte
o depilarte,
peinarte,
perfumarte
y maquillarte.


También me he encontrado últimamente con una expresión interesante en el nombre de otra tienda:


Calle San Bernardo

El nombre completo es Por amor al arte, y es una tienda que se dedica a la enmarcación (poner marco) a cuadros, láminas, etc. Estas palabras se pueden entender literalmente, o sea, podemos entender que la gente de esta tienda hace este trabajo porque ama el arte, pero es una expresión que normalmente usamos para decir que hacemos algo 'gratis, sin recibir ninguna compensación económica a cambio'. Esto invita a pensar que quizás, si entramos en la tienda, no nos cobrarán nada por su trabajo, pero no creo que sea así, ¿verdad? Por ponerte un ejemplo real, yo sí puedo decir que escribo en este blog por amor al arte, porque trabajo bastante pero no cobro nada.


Hay otras expresiones interesantes con la palabra arte que puedes descubrir en esta imagen, creada a partir de un cuadro de mi amigo Juan del Pozo. Si pinchas en los círculos, puedes leer el significado:






Por último, ¡atención! No siempre que oigas /arte/ se referirá a la palabra arte, porque...


arte harte



Con estas dos palabras que suenan igual juegan en este anuncio:


Feria Valiente Inverso (Matadero)

Este es el lema que usa una editorial que publica libros de poesía. *Ártate es una palabra inventada; han creado el verbo *artarse, que vendría de arte, y podría significar algo como 'poner arte en tu vida, llenar de arte tu vida'. O sea, en lugar de ponerte jabón en el cuerpo (enjabonarte), ponerte arte (*artarte). 

La editorial se llama Ártese quien pueda. Este es también un juego de palabras: existe la expresión Sálvese quien pueda, que se usa, en una situación de peligro o difícil, para expresar que cada uno hará lo posible para salvarse o librarse, sin atender a los demás. Es una expresión que habla del egoísmo y que es el título de esta canción de Vetusta Morla:





¿Te ha gustado esta entrada? Si es así, ¡déjame un comentario o compártela en tus redes sociales! Muchas gracias,


sábado, 14 de febrero de 2015

Una ciudad de película

Sí, Madrid es una ciudad de película; esto quiere decir que es una ciudad fantástica, estupenda. Pero también es una ciudad de película porque aquí se han rodado (rodar significa, hablando de cine, 'filmar, grabar') cientos de películas, tanto españolas como extranjeras. Esta es una reciente: Las brujas de Zugarramurdi, de Álex de la Iglesia. ¿Reconoces el lugar?

         
Imagen de la página www.espaciomadrid.es


Sí, sí, es la Puerta del Sol y en el momento de la fotografía estaban rodando la película.

Y aprovechando que los premios más importantes del cine, los Goya, se dieron hace unos días y, por lo tanto, se está hablando mucho de cine en España, vamos a hacer un recorrido cinematográfico por carteles de Madrid.

Empezamos por dos lugares donde beber o comer algo que, desgraciadamente, como tantos negocios pequeños en los últimos años, ya han cerrado sus puertas pero mantienen su homenaje al cine en su fachada:


deskubrick
Calle Santa Engracia
  
El nombre del restaurante es un juego de palabras, que además está marcado con dos colores en las letras: incluye el nombre del director estadounidense Stanley Kubrick, y poniendo "des" delante, el resultado nos recuerda al verbo descubrir. Es como si nos dijera: ¡Entra y descubre este restaurante donde amamos el cine! Fíjate que a la izquierda aparece una naranja con un sombrero hongo; es un homenaje a la película La naranja mecánica, cuyo protagonista lleva este sombrero típico inglés.

Como en tantas ciudades del mundo, no podía faltar en Madrid un café con este nombre:


cine en las calles de madrid
Calle Olivar

Como seguramente sabes, kino significa 'cine' en muchas lenguas, y además existe el llamado "movimiento Kino", formado por grupos de cineastas apasionados que hacen cine independiente. Este movimiento nació en Canadá, pero ahora hay grupos por todo el mundo. 


En la misma calle que el café Kino está otro lugar para tomar algo con un nombre muy especial:


cine en las calles de madrid
Calle Olivar


El aspecto de este cartel recuerda mucho a algunos títulos de crédito (las partes de una película donde se ponen los nombres de los actores y demás participantes en una película, tanto al principio como al final) y carteles de las películas del director español Pedro Almodóvar, como por ejemplo este cartel de su película más famosa:




La expresión estar como vaca sin cencerro la oí por primera vez en esta película de Almodóvar, La flor de mi secreto, y está muy bien explicada en esta escena entre la protagonista, que ha roto su relación con su marido, y su madre, que se han ido de Madrid a su pueblo:






No sé si la expresión existía antes de esta película o no, pero, en todo caso, hoy se usa como una expresión más.

En algunas tiendas hay recuerdos de películas concretas, como en esta preciosa floristería:


margarita se llama mi amor
Calle Fernando VI

El nombre de esta tienda es el título de una película española, Margarita se llama mi amor, de 1961, que fue muy popular en su época (y parece que sigue siéndolo). Era una película con historias de amor entre estudiantes y profesores universitarios, y el nombre de la protagonista, Margarita, es también el de una flor:

Imagen de www.filmaffinity.com

En esta frutería del Mercado de San Fernando, en Embajadores, hay un recuerdo de otra película más reciente, del director mexicano Alejandro González Iñárritu:


amores perros
Calle Embajadores

En la frutería han conservado arriba el nombre del antiguo negocio, "El Rincón", pero debajo han puesto su propio nombre, que es este:


amores berros
Calle Embajadores

Los berros son esta verdura, que se usa mucho para hacer ensaladas:


Imagen de www.euroresidentes.com

Y el título de la película al que hace referencia es, en realidad, Amores perros. Han cambiado los perros por berros. Por cierto, que el título de la película no solo se refiere a los animales; podemos usar el adjetivo perro/a con el significado de 'malo, indigno' (¿te acuerdas de la entrada de este blog Una vida perra?). Así que puedes imaginar que los amores de esta película les traen muchos sufrimientos a sus protagonistas. En la película también los perros tienen protagonismo, así que hay un juego de palabras en el título.

Como puedes imaginar, porque ya he escrito dos entradas sobre el cine en las calles de Madrid (la anterior fue Más cine, por favor), me encanta el cine. Veo mucho cine en casa, pero también me gusta mucho ir a las salas: la oscuridad, la amplitud de la pantalla y ese ritual de varias personas en silencio compartiendo una historia... son sensaciones muy especiales. ¿Y tú: prefieres el cine en casa o en las salas? ¿Quieres recomendarme alguna película que te guste especialmente?

Aquí va una bonita despedida:


cine en las calles de madrid
Calle San Pedro Mártir

sábado, 7 de febrero de 2015

Tic tac

¿Sabes qué es una onomatopeya? Es la imitación de un sonido no humano, un sonido que producen los animales, los objetos, etc. Muchas veces las usamos cuando hablamos y, aunque a veces se parecen en los diferentes idiomas, otras veces cambian mucho de un idioma a otro.

Desde hace unos días la onomatopeya de moda en España es esta que ves en el reloj:


onomatopeyas
Calle Alcalá

Este reloj lo llevaba el día 31 de enero un manifestante que fue a la Marcha del cambio, convocada por el nuevo partido Podemos. Un partido que se presenta a las próximas elecciones (que tendremos a finales de año) con la intención de cambiar totalmente la manera de hacer política y de gestionar la economía y que está muy cerca del partido Syriza, que hace poco ganó las elecciones en Grecia.

Esta es una imagen de la Marcha del Cambio. Al fondo puedes ver la plaza de la Cibeles y la Puerta de Alcalá llenas de gente:


onomatopeyas
Calle Alcalá

¿Por qué el tic-tac del reloj? Porque hace unos días, el líder de Podemos dijo que, a partir del día 31 de enero, empezarían a correr las horas que faltan para el cambio y, con esta onomatopeya, le recuerda al partido del gobierno actual que se le acaba el tiempo.

Cuando hablamos en situaciones informales, muchas veces usamos estas onomatopeyas en lugar de los verbos correspondientes. Por ejemplo, podemos decir que "el reloj hacía tic tac, tic tac..." en lugar de decir que "el reloj sonaba" o decimos que "un pajarito hacía pío, pío" en lugar de "un pajarito piaba". Por eso es importante al menos entenderlas, así que aquí te dejo algunas de las más usadas:


onomatopeyas español


Tic tac, tic tac, tic tac... El tiempo seguirá corriendo... ¡hasta la próxima entrada!