jueves, 27 de marzo de 2014

Si estudias para ser rico

Un paseo callejero por las oraciones condicionales


En entradas anteriores ya te he hablado de distintos tipos de frases condicionales:

- En Si la vida no me sonríe, sobre condiciones referidas a acciones habituales en el presente.
- En Sobre oraciones condicionales, mataderos y borregos, sobre condiciones referidas a un presente irreal, imaginario.
- En ¿Y si cae aquí?, Sal si puedes y Si educamos hoy a los niños, sobre condiciones referidas a un tiempo futuro, presentadas como probables o como improbables.

Hoy vamos a pasear por Madrid para leer más ejemplos del último tipo, o sea, de frases que expresan condiciones que pueden cumplirse o no en el futuro, pero que se presentan como probables.

Empezamos en la Ciudad Universitaria:


viviras como un esclavo
Plaza de Ramón y Cajal

Esta escultura, situada en la plaza que está delante de la Facultad de Medicina, se llama "Los portadores de la antorcha" y fue obra de la escultora norteamericana Anna Hyatt Huntington. En ella se ve a un jinete montado en su caballo que se inclina hacia la derecha. Abajo, en el suelo, está alguien con una antorcha (algo que da fuego y que se puede transportar, como lo que tiene en la mano la Estatua de la Libertad de Nueva York). Puedes verlo mejor en esta imagen de Wikipedia:


File:Los Portadores de la Antorcha, de Anna Hyatt Huntington. Plaza Ramón y Cajal. Universidad Complutense de Madrid.jpg


Esta imagen, en un campus universitario, significa que la universidad es el lugar donde unas personas transmiten a otras lo más importante que tiene el ser humano: sus conocimientos, su sabiduría. Por eso me parece interesante la pintada que encontré en la base de la escultura:


viviras como un esclavo
Plaza de Ramón y Cajal

Esta frase nos habla de un futuro probable, y asegura que, si nuestro objetivo cuando estudiamos es hacernos ricos, terminaremos convirtiéndonos en esclavos. Así que el mensaje es que debemos estudiar para ser sabios y felices, no para ser ricos.

Seguimos con mensajes transmitidos por los jóvenes. Nos vamos al Paseo del Prado, donde el sábado pasado se celebró una gran manifestación contra el paro y la pérdida de servicios y derechos sociales. Allí tomé esta foto:


no os dejaremos dormir
Paseo del Prado
(¡Ojo!, a la palabra "dejáis" le falta el acento)

Ahora mismo, la mayoría de los jóvenes españoles no puede soñar con tener un buen futuro: independizarse, tener un buen trabajo, viajar, etc. En este cartel, echan la culpa a los poderes políticos y económicos ("dejáis" es la forma "vosotros", y ese "vosotros" son los culpables, porque no les permiten soñar). Pero también amenazan: "no os dejaremos dormir", que quiere decir que van a luchar para que esos responsables de la crisis no duerman tranquilos.


Y última etapa de nuestro paseo madrileño: nos vamos al sur, al barrio de Vallecas. Allí está uno de los parques de bomberos (así llamamos a los lugares donde están los bomberos y sus camiones cuando no tienen que ir a una misión) más importantes de Madrid, y también está un museo muy interesante, el Museo de Bomberos:


no habra paz para el gobierno
Calle Pío Felipe
Por falta de perspectiva, no pude sacar la foto con la frase completa, pero supongo que puedes imaginar cuáles son las letras que faltan, ¿verdad? Los bomberos madrileños llevan muchos años ya luchando a favor de muchas causas sociales (puedes leer un poco más sobre esto en Bomberos quemados); quizá por eso, en la manifestación del pasado sábado, cada vez que pasaba un grupo de bomberos la gente aplaudía.

Está claro que este mensaje solamente lo pueden haber escrito los bomberos, nadie sino ellos podría llegar a la torre. Y es una advertencia: "o hay justicia para el pueblo, o seguiremos luchando contra el gobierno". Este mensaje está relacionado con la gestión de la crisis económica en España, que ha afectado mucho más a las clases trabajadora y media, y mucho menos a los ricos.


¿Te ha gustado el paseo de hoy? De él podemos sacar varios sabios consejos:


- Estudia para ser sabio
- Lucha para que los jóvenes puedan soñar
- Lucha por la justicia




viernes, 21 de marzo de 2014

Poesía necesaria como el pan de cada día

Hoy, día 21 de marzo, se celebra el Día Mundial de la Poesía. Y en Madrid podemos encontrar la poesía en las librerías, pero también en las calles y en los bares.
     
Mira el cartel de la fachada de este bar de Malasaña:


micropoesia
Calle Corredera Baja de San Pablo

Y sí, es un bar donde de vez en cuando se hacen lecturas poéticas, sobre todo de micropoesía. Porque todo lo "micro", lo pequeño, está de moda en nuestros días: los "micromensajes" de Twitter, los microrrelatos literarios, el microteatro, etc.

Y un día que pasé tenían este cartel en su escaparate:



hay micropoesia
Bar "La Realidad"


La frase que está a la derecha de la niña nos recuerda que "ay" y "hay" suenan igual pero no significan lo mismo, como tampoco significa lo mismo "ahí", que suena muy parecido (aunque con el acento en la -i). Lee esta famosa frase para recordar la diferencia:




La niña de la foto de arriba es la imagen de la portada de un libro de Ajo, poeta de Malasaña, que puedes descargarte aquí y en el que hay micropoemas como este:


Compré apio en la frutería
 (opio no tenían)
tuve que tomarme un pepito de ternera
 (de ternura no quedaban ya).
Ahora busco mojama sin parar
porque dicen que sabe a-mar.


A esta poeta le gusta hacer juegos de palabras, y aquí juega con el parecido entre "apio" y "opio", "ternera" y "ternura", y con las dos posibles maneras de entender la frase "sabe amar": 'sabe cómo dar amor' o 'tiene sabor a mar' ("sabe a mar"). Lo que quiere transmitirnos es su necesidad de amor, ternura y de algo que le ayude a soñar. Fíjate que he escrito "esta poeta", porque Ajo es una mujer. La palabra "poeta" es común para hombre y mujer, como muchos otros nombres de profesiones, como periodista, artista, violinista, pianista, etc. Existe también la forma femenina "poetisa", pero las mujeres que escriben poesía en el siglo XXI prefieren generalmente que las llamen poetas.


Pero no hace falta entrar en los bares para leer poesía en Madrid. También podemos encontrarnos en cualquier calle un cartel del colectivo La Madrileña. Poesía en el muro, como este:


la madrilena poesia mural
Calle Luis Vélez de Guevara

   
Es una poesía muy libre, sin rima, sin metro, y creo que este poema, dirigido a un poeta, nos habla de que la poesía siempre vivirá. La fórmula "¿Cómo tengo que decirte que...?" se usa en la lengua informal en la conversación cuando repetimos algo que hemos dicho ya muchas veces a otra persona, pero esta persona parece que no nos ha entendido. Así, la persona que habla en este poema le dice al poeta otra vez que la deje en paz, que no quiere más poesía, y creo que indirectamente nos dice que los poetas siempre existirán. Pero quizá tú lo entiendas de otra manera porque ¡en eso consiste la poesía, que a cada uno le habla según se siente!

También encontramos por las calles pintadas de poetas anónimos, que desaparecen poco tiempo después, como esta:


poesia callejera de madrid
Calle San Mateo

Otra vez algo que se puede entender de muchas formas. "Aliento" significa 'aire que expulsamos de la boca cuando respiramos', pero también se usa con el sentido de 'esfuerzo, valor, fuerza de ánimo'. Así que podríamos entenderlo como un mensaje muy positivo, por ejemplo a mí me habla de la fuerza que todos tenemos dentro y que podría alimentar al viento, es decir, podría ser tan grande como la fuerza del viento y hacer que el viento sea más fuerte.

Como ves, es verdad lo que alguien escribió en esta puerta:


poetas andan sueltos
Calle Estrella

Con este trocito de un poema de Gabriel Celaya me despido:


Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto...



viernes, 14 de marzo de 2014

Volando voy, volando vengo

El nombre de este local es un buen comienzo para lo que te quiero contar hoy:


ir y venir
Calle Gonzalo de Córdoba
                                     
Como puedes ver, es un local donde ofrecen comida y bebida, y la moto de la derecha nos está diciendo que, si quieres, ellos llevan la comida a tu casa.

Las palabras ir y venir no se usan exactamente igual en todas las lenguas, ¿verdad?

En este vídeo tienes una explicación muy simple de la diferencia básica entre los dos verbos:


)


Nos podemos preguntar entonces: si venir se usa para hablar de movimiento hacia el lugar donde está el hablante, ¿nunca usamos venir en primera persona, o sea, vengo, vendré, he venido, vine, etc.? Sí, sí lo usamos, cuando ya se ha producido el movimiento completo y estamos en el lugar de referencia. Por ejemplo:

(En un bar, dos desconocidos)
- ¿Vienes mucho a este bar?
+ No, solamente vengo algunos sábados.
(Los dos están en el bar)

(Dos amigas se despiden en el aeropuerto)
- No te pongas triste, anda, que voy a venir pronto otra vez.
(Está en el lugar al que va a volver pronto)

(Dos estudiantes en clase de español)
- ¿Es la primera vez que vives en España?
+ No, vine hace dos años para hacer un curso de verano.
(Están en España)


En algunas expresiones, sin embargo, ir y venir se pueden intercambiar sin diferencia de significado. La más usada es "ir o venir bien / mal / fatal / fenomenal, etc.", que usamos mucho, por ejemplo, cuando quedamos con alguien:

(Dos amigos que están quedando para dar un paseo)
- ¿Te va bien a las 11'00?
+ Pues... me viene mejor un poquito más tarde.


Un poco más sobre este tema. En el escaparate de una tienda de un constructor de guitarras, en lugar del horario, está este cartel:


cerramos cuando nos vamos
Calle Jardines

¿A qué hora abren y a qué hora cierran, entonces? Pues parece que no tienen horario fijo. Dice "abrimos cuando venimos" porque el movimiento es hacia la tienda, donde ellos (los que trabajan allí) están, y dice "cerramos cuando nos vamos" porque el movimiento es hacia su casa o algún otro lugar. 

Ahora fíjate en que el cartel dice "nos vamos", no solamente "vamos". Tanto ir como venir pueden usarse con forma reflexiva: irse y venirse, cuando lo más importante no es hacia dónde se produce el movimiento, sino la acción de abandonar, dejar un lugar. En el cartel, ellos no nos dicen a dónde van cuando cierran la tienda, solamente marcan la acción de 'salir de la tienda, abandonar la tienda'. A veces, esta diferencia no es importante y las dos opciones son correctas; por ejemplo:

Mi prima francesa se vino a España porque encontró un buen trabajo
Mi prima francesa vino a España porque encontró un buen trabajo

En la primera opción, se marca más el hecho de que salió de Francia, pero al final el significado es el mismo.


¿Quieres practicar un poco antes de continuar leyendo esta entrada?

Test creado con GoConqr por eoiespaol

Para terminar, otro nombre de tienda que nos enseña una expresión con el verbo venir:


venir a cuento
Calle Embajadores

Es una librería especializada en libros infantiles y juveniles, así que venden muchos libros de cuentos. Por eso han elegido esta expresión, "venir a cuento", que significa 'tener algo relación con el tema del que se está hablando', 'ser relevante o adecuado'. Esta expresión se usa mucho en forma negativa, para criticar que algo que se ha dicho o hecho no era adecuado o no tenía relación con el tema o la situación:

(Una persona a su hermano)
- ¡Cállate ya, hombre! ¡Deja de decir tonterías que no vienen a cuento! Estamos hablando de algo muy serio.

O para advertir de que lo que vamos a decir no tiene relación con la situación o con el tema:

(En un foro de Internet sobre coches)
Sé que este tema no viene a cuento, pero... ¿alguien del foro sabe cómo abrir un canal de Youtube?

Bueno, en este caso la fotografía sí viene a cuento, porque nos enseña otro uso del verbo venir

¿Y por qué he titulado esta entrada "volando voy, volando vengo"? Pues por esta canción que compuso Kiko Veneno y que en este vídeo canta Camarón de la Isla:


)





domingo, 9 de marzo de 2014

Sobre amores no hay nada escrito

¡Ya ha llegado la primavera a Madrid! Buen tiempo, sol todo el día, los almendros y cerezos en flor, y la energía que todo esto nos trae. La primavera ha venido, nadie sabe cómo ha sido, y por eso hoy, después de muchos meses (la última vez fue en septiembre, en Sé mi chica), volvemos a hablar de amor.

Paseando hace unos días por el barrio de Lavapiés, pude sacar una foto de esta pintada justo antes de que los empleados del Ayuntamiento la borraran:


el amor lo puede todo
Calle Jesús y María


No es una pintada de un "grafitero" habitual, sino de un enamorado (o enamorada) que pasó por ahí y la pintó con un rotulador, por eso no se ve muy bien. Por si acaso no lo puedes leer, dice: El amor lo puede todo. Es decir, el amor tiene poder, nos da potencia para afrontar y superar cualquier dificultad, cualquier problema. Es la imagen clara de un amor apasionado.

Y ahora vamos con la gramática de esta frase. Quizá te has preguntado: ¿qué es ese "lo"?, ¿a qué se refiere? "Lo" se refiere a "todo". Y entonces, probablemente te preguntes,  si ya tenemos la palabra "todo", ¿para qué necesitamos decir "lo"? Y tienes razón. Ese "lo" no nos da ninguna información. Pero las lenguas no son matemáticas y están llenas de pequeños usos que pueden resultar ilógicos, innecesarios. Y uno de esos usos es este: cuando el complemento directo de un verbo es la palabra "todo", usamos también el pronombre "lo".

Veamos otro ejemplo, que no es de amor, pero nos habla de una relación de pareja:


mi mujer lo sabe todo
Calle de la Cruz

Hay tantas visiones del amor como personas, y unos metros más abajo de la primera pintada me encontré con este cartel:


hablame de motos
Calle de los Ministriles Chica

Parece obra de una persona que ya no cree en el amor, justamente todo lo contrario de la primera pintada. Y un buen ejemplo para recordar el imperativo negativo (no me hables), con el pronombre personal ("me" en este caso) a la izquierda y la misma forma que el presente de subjuntivo, y el imperativo afirmativo (háblame), con el pronombre personal a la derecha y escrito en una sola palabra.

Muy cerca de este mensaje está este otro cartel, que es el nombre de una tienda de arte y moda de Malasaña:


amores que matan
Calle San Vicente Ferrer

La expresión hay amores que matan se usa para hablar de relaciones sentimentales que, en lugar de traer la felicidad, causan tristeza y dolor. Aunque, como dice el cantante Joaquín Sabina, "amores que matan, nunca mueren":






Y, metida ya en tono poético con Sabina, acabo con esta pintada que podría estar en cualquier calle, en cualquier barrio, en cualquier ciudad donde esté un alma que sufre de amores:


aunque con subjuntivo
Calle Monseñor Óscar Romero

(Si quieres recordar para qué y cómo usamos la construcción "aunque + frase en subjuntivo", lee Aunque el miedo muerda).


Amor apasionado, amor desengañado, amores que matan, amor necesario como el pan de día.


Comprobado: Sobre amores (como sobre gustos) no hay nada escrito.



miércoles, 5 de marzo de 2014

Todo lo que no es tradición es plagio

Esta entrada va a ser un poco diferente, porque no voy a explicarte mucho de español pero, si tienes un blog, es posible que te resulte útil leerla.

Anoche, haciendo una búsqueda en Google, me encontré con una desagradable sorpresa. Resulta que alguien llamado Lewis Stacia o Stacia Lewis ha estado casi año y medio copiando este blog, desde sus inicios, desde la primera entrada. No es que haya tomado cosas del blog, no, es que directamente ha publicado las entradas, sin hacer ninguna modificación, con fotos incluidas, y las ha publicado en otro blog.

No voy a dar la dirección de ese falso blog, no quiero darle ninguna publicidad. Lo he denunciado a Google y espero que retiren el blog y la cuenta de esa persona.

Pero lo que quería contarte es algo que te puede interesar si tú también tienes un blog. Me fijé anoche en que ese "blog" había dejado de copiar después de la primera entrada que publiqué en enero de 2014. Después de eso, no ha vuelto a publicar más. Y recordé que, por algún consejo que leí en algún blog, precisamente por esas fechas hice un pequeño cambio en el RSS de mi blog.

Lo que hice fue ir a "Diseño", después a RSS, y añadir después de la palabra RSS un pequeño texto, que en mi caso es "este contenido pertenece al blog Aprende español callejeando por Madrid, de M.L. Coronado". 

Y parece que tendría que haber hecho esto antes. ¿Por qué? Porque probablemente lo que hizo esta persona fue simplemente "sindicarse" a través del RSS y volcar mis contenidos en otro blog con otro formato, sin tomarse ninguna molestia más desde el primer día que lo hizo. Cuando alguien comparte contenidos a través de RSS, el texto que hemos puesto aparece en su página; si no hemos escrito nada, aparece al principio de la página simplemente un pequeño RSS que no llama nada la atención. Supongo que esta ha sido la razón por la que ha dejado de copiar las entradas.

Y esta historia me ha recordado una frase que se puede ver en uno de los muros laterales del Casón del Buen Retiro, un edificio del siglo XVII que fue construido como salón de baile para los reyes, que en el siglo XX se usó como anexo del Museo del Prado (y allí estuvo muchos años el Guernica de Pablo Picasso) y actualmente es Centro de Estudios del Museo del Prado.


copia y plagio
Casón del Buen Retiro

Como probablemente sabes, plagio significa 'copia de una obra de otra persona, presentándola como propia'. También existe el verbo plagiar, que se entiende más como 'copiar aspectos importantes de las obras de otras personas, presentándolas como propias'. Así que, en mi caso, no me han plagiado, sino que directamente me han copiado

¿Qué opinas sobre esta frase? Nos dice que, o seguimos una tradición, o copiamos de otros. Parece decir que no hay nada nuevo bajo el sol, que es imposible hacer algo completamente nuevo. ¿Estás de acuerdo?