jueves, 11 de diciembre de 2014

Tolerancia



En el local "Mini cooking" hacen todo tipo de cosas relacionadas con la cocina, y para que veamos la variedad de sus servicios, en su puerta tienen este cartel:


estrategia de aprendizaje
Calle Moratín

En el centro, si leemos en vertical, se puede leer el nombre de la tienda, "Mini cooking", y en horizontal tenemos palabras relacionadas con sus servicios: repostería, vajilla, gourmet, etc.

¿Has pensado que podrías usar esta técnica para aprender nuevas palabras? Por ejemplo, imagina que quieres memorizar la palabra tolerancia y aprender bien cómo se escribe. Podrías hacer esto (escribiéndolo a mano, mejor, porque se hace más rápidamente y te ayudará a fijarte bien en cómo se escriben las palabras):





Tolerancia significa 'respeto hacia lo que piensan o hacen otros' y es una cualidad que conviene practicar. Es una persona tolerante (el adjetivo) la que sabe convivir con personas que piensan y viven de otra manera, aceptarlas, permitir que lo hagan, comprenderlas, hablar con ellas, escucharlas, etc. Tolerar (el verbo) es difícil y es algo que hay que aprender y practicar.

¿Por qué he elegido esta palabra? Porque es importante y porque me la encontré en este otro anuncio:


estrategia de aprendizaje
Gran Vía


Me encanta este anuncio, claro, porque soy profesora y (puedes leerlo al final) es un homenaje a los maestros, a los profesores. En horizontal tenemos los nombres de muchos elementos químicos, y en vertical, en la primera fila, leemos la palabra tolerancia. Quiere decir que los maestros (en España usamos esta palabra para los profesores que trabajan con niños) no solamente enseñan matemáticas, historia, química, etc.; enseñan también a vivir, y deberían enseñar a vivir en libertad y con tolerancia hacia otras formas de vivir y otras maneras de pensar.

La intolerancia es un mal muy extendido y creo que es un problema de todas las épocas, no solamente de la nuestra. Pensamos de una manera y creemos que todas las demás personas tienen que pensar igual. Pero tampoco hay que tolerarlo todo; hay ciertas ideas y acciones que son intolerables ('que no se pueden tolerar'): el racismo, el machismo, la violencia verbal y física en general, son cosas contra las que hay que luchar, no se pueden aceptar, porque hacen daño, provocan dolor.

La mejor receta contra la intolerancia que se puede dar es esta:


ensanchar el alma
Calle Embajadores

Cuando queremos a alguien, aceptamos mejor su manera de vivir y de pensar; quizá no la compartimos, pero la aceptamos, escuchamos a esa persona y la respetamos. Querer, amar hace que nuestra alma -o nuestro cerebro- se ensanche ('hacerse más ancho, más grande') y sea más tolerante.


¿Y tú que piensas sobre todo esto? ¡Me interesa mucho tu opinión!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios me encantan y me emocionan. ¡Soy así de vanidosa! Bueno, en serio, la verdad es que me encantaría que comentaras todo lo que te ha venido a la cabeza mientras leías la entrada. ¡Gracias por ayudarme a mejorar! Los comentarios no se publicarán automáticamente, los leeré antes para evitar el spam, así que puedes tardar unas horas en ver tu comentario publicado.