sábado, 30 de noviembre de 2013

A la orden

Calles llenas de imperativos



Como ya sabes, en español el imperativo se usa no solamente para dar órdenes, sino con otras muchas funciones: aconsejar, intentar convencer, invitar, animar a hacer algo, dar permiso, etc. Quizá por eso es una forma del verbo muy usada en los escaparates de los comercios, en las tiendas y en las pancartas.



¡Vamos a aprovechar esto para repasar el imperativo callejeando un poco! Te propongo que participes activamente en la lectura de hoy: coge papel y lápiz y ve apuntando los imperativos; decide si la forma que se usa es "tú, usted, vosotros o ustedes", y si es una forma irregular o regular. Tienes ejemplos de imperativos afirmativos (por ejemplo: Come, niño) y de imperativos negativos (por ejemplo: No comas, niño). Al final de la entrada encontrarás las respuestas para que puedas comprobarlo.





imperativo
Calle María Zayas
1. Delantal es lo que nos ponemos cuando cocinamos para no mancharnos la ropa. "Sin delantal.com", una página para pedir comida por Internet; con ella, no necesitas delantal.


imperativo regular
Calle Colón
2. Otro negocio para no tener que cocinar.




pase y pregunte
Calle de la Puebla

3 y 4 (tenemos dos verbos en imperativo). ¡Qué amables son en esta tienda de lámparas!


haz gasto
Fotografía de Iñaki Goitia

5. Hacer gasto no significa lo mismo que gastar; hacer gasto es consumir, usar algo sin necesidad (por ejemplo: "Lo compró por hacer gasto, no porque lo necesitara"). La imagen es una crítica contra el consumismo.


Manifestación en el Paseo de Recoletos

6 y 7 (tenemos dos verbos en imperativo). La pancarta está dirigida a la policía; pide que, en lugar de pegar a los manifestantes, la policía se una a la manifestación. Es una broma basada en una frase repetida en las manifestaciones: "No nos mires, únete".


sal
Calle Fuencarral

8. El cartel de este balcón es una protesta contra la privatización de los hospitales públicos en la Comunidad de Madrid. Puedes ver otro ejemplo de este verbo y leer un comentario sobre esta forma en Sal si puedes


imperativo regular
Marquesinas de la Empresa Municipal de transporte

9 y 10. ¡Un nuevo y exótico madrileño!



imperativo
Calle de la Estrella

11. Introducir significa 'meter, poner algo dentro'.  Esta frase, escrita sobre un contenedor de basura, es muy irónica; significa que los CV (currículum vitae) actualmente no sirven para nada en España porque nadie da trabajo.


machirulos tened cuidado
Calle Argumosa

12. Esta frase está escrita en muchos muros del barrio de Lavapiés. Machirulos es una nueva palabra, que no está en los diccionarios, usada por los grupos feministas para referirse despectivamente a los machistas.


no conviertan este establecimiento en una oficina
Bar "Rodilla" de la calle Barquillo

13. Parece que algunos clientes, con un café, pasan el día trabajando en el local y ocupando las mesas.


Calle San Joaquín

14. Algunas personas no toleran ni la más pequeña mentira. 



Bueno, ¿has hecho la tarea de hoy? Pues aquí tienes las respuestas correctas:






Para terminar, voy a añadir dos ejemplos un poco diferentes, porque son imperativos de la persona "nosotros". En la lengua informal no usamos esta forma, la sustituimos por "vamos a + infinitivo" (decimos "¡Vamos a tomar un café!" y no  'tomemos'), pero en carteles, pintadas, pancartas, etc., podemos encontrarla de vez en cuando:



pasemos al plan B
Fotografía de Iñaki Goitia

El "plan A" es lo que tenemos pensado, planeado; cuando eso falla, no funciona o es imposible, necesitamos un "plan B" (que no siempre tenemos).


Manifestación en el paseo del Prado

Este manifestante pide que todo el mundo se una para volver a conquistar derechos ya conquistados años atrás (como la educación y sanidad universales y gratuitas, la justicia gratuita, los derechos de las personas dependientes, etc.) y que ahora se han perdido o se están perdiendo.


¡Espero que te haya gustado el recorrido madrileño por el imperativo! La semana próxima volveré con más imperativos asociados con pronombres personales (me, te, se, le, nos, etc.). Hasta entonces, ¡sigue leyendo este blog! (sigue: imperativo irregular, persona tú).





lunes, 25 de noviembre de 2013

Una vida perra

Perros y más fauna 


Hablamos de "llevar una vida perra" o exclamamos "'¡Qué vida más perra!" para referirnos a una mala vida, llena de incomodidades y sufrimientos. Sin embargo, no todos los perros viven tan mal; en el barrio de Malasaña, donde trabajo, he encontrado dos tiendas donde los dueños de perros pueden dar pequeños lujos a sus mascotas. 

En primer lugar, esta peluquería:


canino y perruno
Calle Marqués de Santa Ana

Y luego, un tipo de tienda menos habitual: una repostería ('pastelería') -además, artesanal- especializada en dulces para perros.


perruno y canino
Calle San Vicente Ferrer

Fíjate qué curioso: la primera tienda es una peluquería canina; en cambio, la segunda es una repostería perruna.

Canino/a viene de can ('perro'), que en el español actual es una palabra culta, muy formal; perruno/a viene de perro/a, la palabra de uso más común. Por eso, resulta más formal el adjetivo canino/a, y es, digamos, el que se suele usar oficialmente: hablamos, por ejemplo, de exposiciones caninas (concursos donde se elige a los perros más bellos o los de raza más pura, los más hábiles, etc.), residencias caninas (donde se deja a los perros en vacaciones), etc. Perruno/a es más popular, más cariñoso, y se usa frecuentemente con un tono humorístico; así, si buscas en Internet, encontrarás expresiones como trucos perrunos, lacitos perrunos, disfraces perrunos, etc.


Parece que no tienen la misma suerte los gatos de Malasaña, o al menos yo no he encontrado ningún local para ellos. Eso aunque, como ya sabrás, Malasaña es muy madrileño y los madrileños somos los gatos (puedes leer sobre este tema y saber por qué en Madrid me mata). De todas formas, también tenemos dos adjetivos que significan 'del gato': el más culto, felino/a, y el más popular, gatuno/a. Esperamos que pronto haya una peluquería felina y una repostería gatuna en el barrio.


La terminación -ino, para formar adjetivos, es relativamente frecuente y tiene varios usos:


sufijo ino
Hecho sobre una ilustración de www.chroniclebooks.com

La mayoría de los adjetivos formados con -ino/a son de uso formal, como pasa con felino y canino.

La terminación -uno/a es menos frecuente, y se usa sobre todo formar adjetivos que vienen de nombres de animales. Por ejemplo, se usan también los adjetivos vacuno/a (de vaca) y ovejuno/a (de oveja); en los diccionarios podemos encontrar otros adjetivos como lobuno, caballuno, etc., pero realmente casi no se usan. Últimamente se oye mucho también el adjetivo viejuno/a (de viejo), que se usa con un sentido humorístico tanto para objetos como para personas y que marca, sobre todo, la idea de estar un poco pasado de moda o anticuado.


Y volviendo al tema con el que empecé, Malasaña no es el único lugar donde se presta más atención a los perros que a otras mascotas. En el Madrid de los Austrias tomé esta foto en la puerta de un café:



perros y gatos
Café Delic, Plaza de la Paja

Nada de gatos, ni buenos ni malos. En cambio, donde sí puedes encontrar gatos es en La Gatoteca, un "café gatuno" abierto hace muy poco tiempo en el barrio de Lavapiés, que, siguiendo la moda de otros lugares (sobre todo de Japón), es un lugar donde puedes tomar algo rodeado de gatos. Eso sí, además de lo que tomas, tienes que pagar por el tiempo que pasas allí; este pago se considera un donativo para la 
ONG ABRIGA (Asociación Benéfica por el Rescate e Inserción de Gatos en Adopción), que es la que gestiona el local.




Parece que algunos cafés se están especializando: unos son caninos/perrunos y otros son felinos/gatunos.


¿Y tú qué prefieres: perros o gatos?


sábado, 23 de noviembre de 2013

El repelente niño Vicente

¿Hay serpientes en Madrid?


Hace poco pasé por delante de una de esas pocas droguerías que quedan ya en Madrid donde se encuentra todo tipo de productos químicos y puedes comprar muchos de ellos al peso. Esta foto es de su escaparate:


droguería industrial
Droguería Industrial-Paseo de Extremadura

En las vidrieras de los escaparates vi también estos carteles:

repelente
Droguería Industrial-Paseo de Extremadura

Un repelente es una sustancia que sirve para alejar a los animales. Por ejemplo, es frecuente usar repelentes para mosquitos en verano. Los repelentes de palomas también se usan mucho en las ciudades, para evitar que las palomas se pongan en balcones, terrazas, etc. y las ensucien. ¿Por qué hay repelentes de perros y gatos? Son sustancias que algunos vecinos ponen en las zonas favoritas de los perros y gatos para hacer pis; estas sustancias no les gustan y los alejan.

Pero lo que me sorprendió enormemente fue ver esto:


repelente de serpientes
Droguería Industrial-Paseo de Extremadura

¿Quién compra esto? ¿Para qué? Que yo sepa, en Madrid no hay serpientes fuera del Zoo, pero ¿quién sabe?


La palabra repelente también se usa como adjetivo y tiene, además, otros dos usos que están todos relacionados con el significado 'que aleja':

1. 'Repugnante, repulsivo, que da asco': se puede aplicar a objetos, lugares, etc. Por ejemplo:

Entré en la casa y me encontré en un lugar repelente: sucio, desordenado, lleno de cacas de perro. 

2. Hablando de personas puede significar 'pedante, inoportuno, sabelotodo', por separado o todo junto. Un buen ejemplo es un personaje popular en España, el repelente niño Vicente, que creó el gran humorista y guionista español Rafael Azcona: un niño siempre limpísimo, bien peinado, bien vestido, que lo sabe todo y habla constantemente y muy formalmente. Por ejemplo, en lugar de "¡Qué mariposa tan bonita!", que es lo que diría un niño habitualmente, dice:


Imagen de sieteplanetasdesorbitados.blogspot.com

Por la popularidad de este personaje y por la rima (repelente rima con Vicente), ha quedado casi como una expresión. Cuando alguien nos parece demasiado sabelotodo o pedante, decimos que "es el repelente niño Vicente". Buscando en Internet, he encontrado curiosos ejemplos de personajes famosos de los que algunos opinan que son como el repelente niño Vicente: los deportistas Cristiano Ronaldo y Fernando Alonso, por un lado, y Justin Bieber, por otro.


¿Y tú? ¿Crees que algún famoso es como el repelente niño Vicente? ¿O quizá lo tienes en tu casa o en tu trabajo?




sábado, 16 de noviembre de 2013

Más cine, por favor

Cine en las calles de Madrid


Se están cerrando muchas salas de cine en Madrid y en toda España, en parte por la crisis general y en parte por la subida del IVA (impuesto que se aplica a los productos de consumo) hasta el 21% que se hizo hace unos meses. Pero el cine, que fue el arte popular por excelencia del siglo XX, no va a morir con el siglo XXI. De una manera o de otra, sobrevivirá a esta crisis que parece no tener fin. Y si no en las salas, estará presente en las calles, seguro. Como lo está ahora, y voy a mostrarte algunos ejemplos.

El nombre de este café:


recuerdos de cine
Avenida del General Perón


nos trae recuerdos de los hermanos Marx. En su película Los hermanos Marx van al Oeste, Groucho (el del bigote) grita mientras van en un tren, quemando todo para poder seguir adelante su viaje: "¡Más madera, que es la guerra!". 





He leído que esta frase no aparece en la versión original de la película, se añadió en el doblaje al español. Y lo curioso es que ha quedado como una expresión, que usamos para referirnos a una situación en la que alguien está provocando una situación peor de la que intenta arreglar, con acumulación de errores o acciones malintencionadas. Te voy a poner un ejemplo bastante actual:

¡Más madera, es la guerra!


ANTONIO TARABINI La expresión es de Groucho Marx en la deliciosa película Los hermanos Marx en el oeste y puede aplicarse con facilidad a la crisis económica que sufrimos. Hoy parece que los amos del tren ordenan a los fogoneros del convoy que echen con ahínco y fervor toda la madera posible en las calderas, a fin de que las personas que viajamos en los distintos vagones vayamos dando tumbos, asustados, inmersos en una gran ceremonia de la confusión. No pasa día en el que la mala noticia de hoy no supere a la de ayer, mientras esperamos la peor de mañana. 




Otro establecimiento que nos recuerda a una película es esta taberna:


tomates verdes fritos
Calle Santa Isabel

¿Los tomates verdes fritos son un plato típico madrileño? No, es el título de una película norteamericana de los años 90. Si no la has visto, te la recomiendo, a mí me encantó; la he vuelto a ver hace poco tiempo y sigue encantándome.




En la entrada Palabrería te hablé ya de esta bonita mercería:



Calle San Vicente Ferrer


Su nombre es un homenaje a dos películas francesas (de 1962 la primera versión, de 2011 la segunda) que se titulan así.

Y pasando al cine español, dos recuerdos que he encontrado por las calles. El primero, en el nombre de una carnicería:


nobleza baturra
Calle Francos Rodríguez

El nombre de esta tienda, Nobleza vacuna, juega a recordar el nombre de tres películas, tres versiones de la misma historia (de 1925, 1935 y 1965), que se titularon las tres Nobleza baturra, y que fueron grandes éxitos comerciales en su momento.




Baturro es un adjetivo que significa 'referente a los campesinos aragoneses'. Por eso, el traje tradicional que ves en la imagen de la película es de Aragón, y los protagonistas están bailando una jota, baile tradicional en Aragón y en otras partes de España.


El segundo ejemplo lo encontré durante una manifestación, en una pancarta:


rajoy don ere que ere
Paseo del Prado

Se trata de un juego de palabras en relación con la comedia Don erre que erre, de 1970.





Para que puedas ver las diferencias, y explicarte el significado, voy a poner las dos fotos juntas:




A la izquierda tenemos al protagonista de la película, Paco Martínez Soria; a la derecha, el protagonista es Mariano Rajoy, el actual presidente del gobierno. A la izquierda tenemos, debajo del título, los nombres de los demás actores; a la derecha, los nombres de algunos ministros y empresarios.

El título también está un poco cambiado, ¿lo ves? ERRE cambia a ERE. La expresión "erre que erre" se usa para indicar que alguien insiste en algo aunque se le pida que pare, o cuando alguien repite muchas veces el mismo argumento sin escuchar los de los demás. Por ejemplo:

(Dos compañeros de trabajo hablan de otro compañero)

- Últimamente no le aguanto. Da igual lo que le digas, él siempre tiene que tener la razón.

+ Sí, el otro día volvimos a hablar del tema de las horas extra, y él erre que erre, con la misma idea.

(Dos amigas adolescentes)
- ¿Vas a venir a la excursión?
+ Creo que no, mi madre está erre que erre con que va a hacer demasiado frío, que es muy cara... Y no consigo convencerla.

La película se tituló Don erre que erre porque el protagonista es un hombre de ideas fijas, que nunca para hasta que consigue lo que quiere.

Un ERE, en cambio, es un 'expediente de regulación de empleo'. ¿Qué significa esto? Pues es una manera muy formal y técnica de decir que una empresa despide, echa del trabajo a muchos de sus trabajadores. Un ERE es un procedimiento administrativo por el que una empresa solicita permiso para despedir trabajadores. ¿Y qué tiene que ver el presidente del gobierno con esto? Pues que las nuevas leyes laborales permiten que estos ERE sean mucho más fáciles de hacer. Supuestamente, el gobierno aprobó estas leyes porque, facilitando el despido, se crearía más trabajo. La realidad diaria demuestra que no ha sido así, sino todo lo contrario. Pero Mariano Rajoy sigue "ere que ere", o sea, insiste en su política de (des)empleo, mientras que el paro (desempleo) sigue subiendo.


Y para terminar, una canción del pintor, poeta y cantautor Luis Eduardo Aute que da título a esta entrada:







Y, como Aute, pido perdón por confundir el cine con la realidad. ¡Cine, cine, cine, más cine, por favor, que toda la vida es cine, que toda la vida es cine, y los sueños cine son!

¿Quieres ver más mensajes callejeros relacionados con el cine? Entra en Una ciudad de película. ¡Hasta pronto!





sábado, 9 de noviembre de 2013

Si no eres feliz

Parecen oraciones condicionales pero no lo son


Mira esta pintada que encontré callejeando por Madrid:


si no eres feliz
Calle Doctor Mariani

No está muy bien escrita (debería poner "¿Cómo quieres dar felicidad, si no eres feliz?"), pero es un buen ejemplo de lo que te quiero contar hoy.

La palabra "si" se usa con mucha frecuencia para comenzar frases que son respuestas con objeciones a algo que ha dicho otra persona antes. O sea, frases que sirven para decirle a la otra persona que lo que dice es imposible, no tiene sentido, etc.. Por ejemplo:

(Una pareja que está paseando)
- ¿Nos compramos un helado?
+ ¡Pero si hace muchísimo frío! ¿A ti te apetece un helado de verdad?

(Padre e hijo)
- Papá, quiero vivir en otra casa.
+ Pero hijo, ¡si acabamos de mudarnos hace unos días!

Así pasa en esta pintada. Quiere decir que es imposible dar felicidad cuando no se es feliz. Estoy de acuerdo; es imposible hacer feliz a otra persona si uno mismo no es feliz. Así que hay que empezar por cuidar el estado de ánimo de uno mismo: valorar los pequeños placeres (la taza de café por la mañana, la belleza de las plantas de tu balcón, el mensaje de un amigo, el rayo de sol que entra por tu ventana, las risas de tus alumnos -en mi caso-, etc.) y aceptar la realidad de la vida (por ejemplo, aceptar la muerte, aunque sea dolorosa, como parte inevitable de la vida) son dos cosas que nos ayudan a sentirnos más felices, y luego a dar felicidad a otras personas.

Otro ejemplo de este tipo de frases lo encontré en la fachada de un banco:


para qué quieres sartenes
Calle Cea Bermúdez

Me encanta esta imagen, que representa a una típica viejecita de pueblo. Hay que imaginar que le está hablando a un hijo o a un nieto, y lo que le dice es que no necesita sartenes porque nunca hace croquetas, es ella la que las hace. Croquetas es lo que aparece en este plato:


Foto de Su-Lin en Flickr

¿Y qué relación tienen las sartenes y las croquetas con un banco? Desde hace muchos años, los bancos, para conseguir nuevos clientes, hacen ofertas de regalos como sartenes y cacerolas, cristalerías, televisores, etc. En este banco, para captar nuevos clientes, ofrecen, en cambio, más intereses por tu dinero y una tarjeta gratuita. Así que es una manera de decir: 'las cosas que te ofrecen los demás bancos no sirven para nada'.


Y tú, ¿para qué lees este blog, si ya sabes muchísimo español? ¡Cuéntamelo!