viernes, 29 de marzo de 2013

El consumo te consume

¿Una imagen apropiada para la Semana Santa?



Aunque esta foto la tomé ya hace un tiempo al lado de mi escuela, me parecía una imagen mejor para esta semana:


consumar consumir
Calle Santa Águeda


Con la palabra consumo se refiere a la compra de objetos, y así podemos ver la imagen de Jesucristo con un montón de paquetes, muchos de ellos regalos, en las dos manos. Con el verbo consumir está haciendo un juego de palabras: consumir significa 'comprar lo que nos ofrece el mercado', pero también significa 'agotar, debilitar' o incluso 'destruir'. El mensaje, entonces, es que la actividad de dedicar nuestras vidas a comprar objetos puede destruirnos.

La frase de este cartel es ya conocida y puedes encontrar muchos ejemplos de pintadas y carteles con ella. La diferencia está en la imagen. No sé muy bien por qué ha elegido la imagen de Cristo en la cruz. ¿Quizá quiere recordarnos los mensajes de Jesús sobre la pobreza? ¿Quizá está criticando la pérdida de significado de algunas fiestas religiosas, como la Navidad, convertidas en las últimas décadas en la época de más consumo del año? ¿Quizá es una crítica a la riqueza de la Iglesia católica? La verdad es que no tengo ni idea. Quizá tú tengas alguna...

Volviendo a las palabras consumo y consumir, aprovecho para presentarte a dos miembros más de la familia: consumidor (la persona que hace compras, que antes se llamaba simplemente "comprador") y consumista (la persona que consume demasiado).

Y también aprovecho para contarte que existe en español un verbo muy parecido a consumir, que es consumar. Su significado es 'hacer algo hasta su finalización', y es una palabra bastante formal que no se usa mucho. Cuando se usa con la palabra "matrimonio" (por ejemplo, "No consumaron el matrimonio") significa 'tener relaciones sexuales por primera vez después de casarse'.

Así que tenemos que tener cuidado cuando conjugamos el verbo consumir, porque se puede confundir fácilmente con consumar, y algunas de sus formas coinciden, son iguales. Por ejemplo, consuma puede ser el imperativo (forma para usted) del verbo consumir: "Por favor, consuma de forma responsable", pero también puede ser el presente de indicativo (forma para él/ella/usted) del verbo consumar: "Al final de la película, el protagonista consuma su venganza".

Algunas parejas de verbos que se diferencian por el tipo de conjugación y el significado:


verbos parecidos de diferente conjugación



¡Hasta pronto! ¡Y no consumas demasiado (del verbo consumir)!


martes, 26 de marzo de 2013

Pinta en copas

¿Sabes qué es un "ceramicafé"?

Es, por ejemplo, la tienda Pinta en copas:


pinta en copas
Calle Velarde



El nombre Pinta en copas juega con dos posibles significados:

- Nos invita a pintar algo en una copa, o sea, a decorar una copa.

- Es una expresión que se usa en los juegos de cartas.

En la baraja española hay cuatro "palos": bastos, espadas, copas y oros, como puedes ver en esta imagen:


www.casino.es


En algunos juegos, uno de los palos es el palo de triunfos y las cartas de ese palo ganan a las mismas cartas de otros palos. Para expresar eso, al principio del juego, cuando se elige el palo de triunfos, decimos pinta en / pintan copas / espadas / oros / bastos. Así que el nombre de esta tienda también quiere decir 'las copas tienen más valor'.

En la fachada de la tienda nos explican a qué se dedican:



expresar simultaneidad
Calle Velarde




Qué original, ¿verdad? Pues eso es un "ceramicafé": decoras algo de cerámica o barro -una copa, una taza, un plato, etc.- mientras te tomas un café.


Y vamos con algo que aparece en la frase principal: la palabra mientras. Este es uno de los conectores más usados para expresar que dos acciones se producen al mismo tiempo. Otra manera muy común de expresar esa idea es usar el conector al mismo tiempo que. Un poco más formal, pero también muy usado, es el conector mientras tanto, pero su uso es un poco diferente. En la frase de la tienda, mientras tanto se usaría así:



Tómate un café y, mientras tanto, pinta una pieza de barro

He puesto la palabra tanto entre paréntesis porque también podemos usar así el conector mientras, sin esa palabra.

Todos estos conectores son diferentes de mientras que, que es muy parecido en la forma, pero no se usa para expresar simultaneidad (cosas que suceden al mismo tiempo), sino para expresar contraste, diferencia:

En Estados Unidos gana el iphone, mientras que en España cada vez hay más smartphones

Las confusiones entre mientras y mientras que son muy habituales entre los hablantes nativos.

¿Quieres practicar un poco el uso de estos conectores? ¡Haz este ejercicio!

Bueno, pues aquí te dejo. Ya sabes, si quieres relajarte decorando cerámica mientras te tomas un café, ven a Malasaña, a Pinta en copas. ¡Hasta pronto!




sábado, 23 de marzo de 2013

Hágalo usted mismo



¿Cosas que podemos  hacer nosotros mismos?

      Cuando los españoles decimos cosas como estas:


Hace cuatro años me operé una rodilla
Esta tarde me voy a cortar el pelo,

no queremos decir que nos operamos a nosotros mismos o que nos cortamos el pelo en casa. El "me" de estas frases indica que hablo de "mi" rodilla y "mi" pelo. Es verdad que podríamos decir "me operaron una rodilla" y "me van a cortar el pelo", pero no solemos decirlo así, sino en primera persona.

En los carteles de las fotografías de hoy, el significado cambia:


Péinate tú
Travesía de San Mateo


Este nuevo negocio de la zona de Tribunal ofrece, además de los servicios de una peluquería normal, otro con el que te enseñan a peinarte tú misma casi como una profesional (según leo, se dirigen principalmente a chicas). ¿Por qué usan la palabra "tú"? Precisamente porque el servicio que ofrecen es que te peines tú, y no que te peine una peluquera o un peluquero. Si dicen solamente "péinate", se entendería en el sentido que te he dicho arriba (no que te peinas a ti misma, sino que vas a la peluquería a que peinen tu pelo).

Lo mismo pasa en este cartel, que se queja, de manera humorística, de los recortes en sanidad (puedes ver otros carteles con el mismo tema en las entradas El chocolate del loro, Aunque el miedo muerda y Conciertos y desconciertos):


recortes en sanidad
Hospital Clínico

"Opérese usted mismo" es diferente de "opérese". Vamos a imaginar dos posibles conversaciones para que veas la diferencia:

(Dos vecinos)

- Ya no aguanto más el dolor de la rodilla, pero no me quiero operar...
+ Pues opérese, hombre, no tenga miedo. Yo me operé hace un año y fíjese qué bien estoy.

(Un médico y su paciente)

- Lo mejor es operar cuanto antes.
+ No se enfade, doctor, pero es que no me fío. Ustedes operan de una cosa y al final estropean otra la mayoría de las veces.
- Pues nada, hombre, si no se fía de los médicos, estudie medicina y luego opérese usted mismo. 

Afortunadamente, en mi opinión, los seres humanos nos necesitamos los unos a los otros, y esa dependencia crea uniones, lazos de todo tipo entre nosotros. Sin embargo, uno de los lemas del mundo actual parece ser este: "Hágalo usted mismo".


¿Tú cómo lo ves?

miércoles, 20 de marzo de 2013

No hay pan para tanto chorizo

Un lema del movimiento 15M que se ha hecho muy popular


Es frecuente en los dos últimos años escuchar en las manifestaciones el lema: "¡No hay pan pa' tanto chorizo!" (con el "pa" corto que usamos informalmente en lugar de "para"). Si quieres, puedes escucharlo aquí (¡y descargártelo como sonido de tu móvil!).

¿Qué significa esto? El pan con chorizo (o chorizo con pan) es un alimento tradicional en España, en el aperitivo (alternando trocitos de chorizo con bocados de pan) o en la merienda (en este caso, normalmente en bocadillo).  

La palabra chorizo, además, tiene otro significado en la lengua informal: 'ladrón'. Así podemos entender el lema: no hay suficiente dinero en España para tantos ladrones como hay. Así que esta frase es una forma de protesta contra los numerosísimos casos de corrupción que estamos viviendo (puedes ver otras en Un poquito de por favor y Cesar no es un emperador romano).

La placa del 15M de hoy estuvo unos meses en el barrio de Malasaña (como otras que puedes ver en Que se oiga la voz de las calles, Les gusta cuando callamos, El subjuntivo y los farmacéuticos de Valencia y Esto no es una campaña electoral). 

+ pan y - chorizos
Calle Santa Bárbara

En ella se hace referencia al mismo tema: la crisis la sufren los más débiles, mientras que otros se llevan el botín (que aquí no significa 'bota pequeña', sino 'beneficio de un robo, atraco o estafa'). Esta frase está muy relacionada con otra que también se grita mucho en las manifestaciones (y que puedes escuchar en el enlace): ¡No es una crisis, es una estafa!

Hace pocos días, volviendo de una manifestación, al comienzo de la Gran Vía vi esta pintada; ¿imaginas en qué tipo de edificio estaba?

banco santander
Gran Vía

Pues en un banco, claro (como ya te expliqué en Bancos al banquillo, los bancos han sido y son culpables de la crisis económica actual).

banco santander
Banco Santander-Gran Vía

Pero "chorizos" no son solamente los banqueros. Esta foto está tomada en otra manifestación muy reciente:

manifestacion cumbre social
Manifestación Cumbre Social-Paseo del Prado

("Estar hasta las pelotas" es un taco para decir 'estar harto/a'. "Pelotas" es una forma vulgar para llamar a los testículos. Así que esto significa 'estamos hartos de los que nos roban'.)

Te dejo con una profecía de Nostradamus reelaborada por Yipi Yipi Yeah. Aprovecho para recomendarte también la nueva y estupenda página de estos artistas urbanos cuyos trabajos tanto me gusta encontrar por las esquinas de Madrid.


Plaza del Humilladero

¡Más pan y menos chorizos! ¡Hasta pronto!

viernes, 15 de marzo de 2013

Al mal tiempo

Un refrán muy popular 



Este año parece que el frío no nos abandona en España. Mis alumnos, sobre todo los que llevan poco tiempo aquí, me preguntan desde hace un mes cuándo llega el calor y si esto es normal. Pues no, no es muy normal. Parece que el clima meteorológico quiere acompañar al clima de tristeza que está en los corazones de una buena parte de la población española.

Pero tenemos que hacer caso del refrán al que se hace referencia en este escaparate de una tienda de café:


Al mal tiempo
Café La Mexicana-Calle Pensamiento




En este escaparate nos recuerdan que, cuando hace mal tiempo, podemos luchar contra él poniéndonos un gorro, una bufanda, y tomando un café de La Mexicana.

El refrán original dice "A mal tiempo, buena cara", y se usa para decir que cuando las cosas no van bien, es mejor sacar fuerzas de nosotros mismos y seguir la vida con optimismo. Así conseguiremos que ese mal tiempo pase y llegue el sol. Más o menos es el mismo mensaje que nos daban, con otras palabras, en un cartel de La Dominga, Si la vida no me sonríe.

Pero, de todas formas, ¡sol, ven ya!



martes, 12 de marzo de 2013

Comer aprendiendo

Aprende español mientras comes

      Esta mañana, paseando por el barrio de Chueca, he visto este mantel en un escaparate:


comer aprendiendo
Aldaba (calle Belén)
¡Qué buena idea! Es una estrategia que puedes usar para muchas cosas: cómprate mantelitos de papel, escribe lo que quieras aprender (palabras, conjugaciones, expresiones, letras de canciones) y así los verás siempre mientras comes (eso sí, no puedes ver la televisión al mismo tiempo).

Solo una cosa no me gusta de este mantel: abajo a la derecha está el futuro de subjuntivo. Este es un tiempo que no se usa en español (con muy pocas excepciones, como el lenguaje legal) desde hace décadas. Y en cambio, no está en el mantel el pretérito indefinido, que sí es muy importante: "yo comí, tú comiste, él comió, nosotros comimos, vosotros comisteis, ellos comieron". Así que te recomiendo hacerte tu propio mantel. Te dejo una foto con más detalle para que puedas usarla de modelo si te gusta:




Esta idea puede inspirarte otras: igual que en un mantel, puedes escribir lo que quieres aprender en cualquier lugar que veas todos los días: una ventana, post-its pegados en un lado de la pantalla de tu ordenador, etc.

Si haces algo parecido para aprender español u otras lenguas, ¡cuéntame qué haces y qué tal te va dejando un comentario!

sábado, 9 de marzo de 2013

Buenos sabores y malos olores

Los sentidos y las preposiciones


      En la cabecera de este blog, quizás has visto muchas veces ya esta foto:


saben a besos
Bar de Valladolid

La verdad es que, cuando leemos esto, nos dan ganas de entrar: ¡Qué rico, una tapa de uvas, de pan y de queso con sabor a besos! 

Y sí, el verbo "saber" (para hablar del sabor de las bebidas y comidas) es igual, idéntico que el verbo "saber" (para hablar del conocimiento). ¿Cómo sabemos cuál es el significado?

Normalmente está claro por el contexto:

Este queso no sabe bien (habla del sabor del queso)
Mi padre sabe mucho de quesos (habla de los conocimientos de mi padre sobre quesos)


En cambio, cuando leemos esto, nos dan ganas de escapar corriendo:


sus cuellos huelen a guillotina
Calle Santa Bárbara-Malasaña

Una guillotina es lo que puedes ver en la imagen: un invento que sirvió durante siglos en muchos países de Europa para cortar la cabeza a los condenados por la justicia. 

En este caso, se habla de olores ("huelen" es el presente del verbo "oler", que es irregular, y además tiene un pequeño cambio de letras: se escribe una h- al principio porque no es correcto empezar a escribir una palabra así: "ue-"). Y el olor es muy malo: olor a muerte, a violencia, a venganza.

Pero lo interesante es preguntarse por la primera palabra: "sus". ¿Los cuellos de quiénes huelen a guillotina? O sea, ¿a quién se está amenazando con este cartel? Porque se entiende que el cartel dice que algunos pronto van a morir. He navegado un poco por Internet y todo el mundo entiende lo mismo: el cartel se refiere a los políticos, y me imagino que sobre todo a los del gobierno actual. Puede ser que también incluya a los banqueros, los grandes empresarios, etc. 

Es curioso que la guillotina se esté convirtiendo en un símbolo contra la crisis y los recortes. Más de una vez he visto una guillotina en alguna manifestación. Y eso no es todo: hace pocos meses se abrió en Malasaña la primera tienda donde se pueden comprar guillotinas: está en la calle de La Palma, y se llama 198

Desde hace un tiempo, empiezo a oír en las manifestaciones y concentraciones gritos de extrema violencia que no oía desde hacía mucho tiempo, y además dichos por personas que tienen cara de no haber roto un plato en su vida. No las defiendo, pero entiendo que la presión y las injusticias que mucha gente está sufriendo tengan su consecuencia.

¿Y qué más tienen en común las dos fotos de hoy? Te las pongo juntas para que puedas fijarte en algo que pasa con los dos verbos, "saber" y "oler":





















Pues sí: los dos verbos necesitan detrás la preposición "a" cuando necesitamos especificar cuál es el sabor o el olor. También usamos "a" con los sustantivos "sabor" y "olor":

Este vino no tiene sabor a madera
Cuando entras en esa habitación, inmediatamente notas un cierto olor a rosas


Bueno, pues yo me quedo con el sabor a besos, ¿y tú?





miércoles, 6 de marzo de 2013

¿Señora o señorita?

La lengua cambia cuando la sociedad cambia

      
Y afortunadamente, la sociedad española ha cambiado mucho en un aspecto del que voy a hablarte hoy. 

Hasta hace unos veinte años, era muy frecuente que, cuando un hombre conocía a una mujer de veinte años o más, muy al comienzo de la conversación le preguntara: "¿Señora o señorita?", supuestamente para saber cómo se tenía que dirigir a ella. Pero eso le permitía saber si esa mujer estaba casada (señora) o soltera (señorita). La señora o señorita, en cambio, no tenía manera de preguntar lo mismo si no era directamente ("¿Está usted casado?"), y eso no era -ni es- de buena educación cuando acabas de conocer a una persona. Esto era porque la palabra señorito desde hace muchísimo tiempo se usa sobre todo con un significado negativo de 'joven con dinero y ocioso'. 

O sea, que en nuestra sociedad había una manera muy fácil para los hombres de conocer el estado civil de la mujer en una primera conversación, aunque fuese una conversación de tres frases, pero para las mujeres no. Esto no es exclusivo de España; lo mismo ha ocurrido en Francia hasta hace poco tiempo, como puedes leer en este blog de El País.

Fíjate en estos dos carteles para ver cómo ha cambiado este uso en España:



señora o señorita
Calle Marqués de Viana


señorita o señorita
Calle Marqués de Viana


Aquí ya no se habla de mujer soltera o casada, sino de mujer joven (señorita en el segundo cartel y chica en el primero) o mujer de mediana edad (señora en los dos casos). 

Por eso, cuando todo el mundo empieza a llamarte "señora", es una señal dolorosa del paso del tiempo. ¡Todavía recuerdo la impresión que me dio cuando me llamaron "señora" por primera vez en el mercado!

El aspecto positivo de este cambio es que ya no se clasifica a las mujeres principalmente por su estado civil. Ya acabó la época en la que el objetivo fundamental y la razón de existir de las mujeres era el matrimonio. Hoy, todas las mujeres jóvenes son chicas o señoritas y las no tan jóvenes son señoras. Y lo de "soltera o casada" no se pregunta nada más conocerse.

También para los hombres la palabra señor es una señal de que ya tienen cierta edad, como se puede ver en este anuncio, que estaba en el escaparate de una farmacia:

señor señora señorita
Calle Domenico Scarlatti

Antes de ser señores, los hombres son, simplemente, chicos.

¡Hasta pronto, chico o chica, señora, señorita o señor!



martes, 5 de marzo de 2013

Un poquito de por favor

Una expresión que no está todavía en los diccionarios (que yo sepa)     

En una de las muchas concentraciones de ciudadanos indignados que se han producido en las últimas semanas en la calle Génova de Madrid, cerca (no al lado, porque la policía no lo permite) de la sede del partido que gobierna actualmente en España, una persona llevaba esta pancarta:


concentracion calle genova
Calle Génova

Esta expresión se usa, humorísticamente, para pedir moderación, respeto o atención. Se puso de moda hace unos años porque la usaba un personaje, Emilio, el portero de un edificio de una serie de televisión muy popular, "Aquí no hay quien viva". Aprovecho para recomendarte esta serie tan divertida (puedes encontrar muchísimos capítulos en Youtube) con la que podrás aprender muchísimas expresiones muy útiles para la vida diaria.

Veamos un ejemplo de la propia serie:





¿Qué quería decir la pancarta? Sobre todo, estaba pidiendo a los políticos del Partido Popular respeto hacia los ciudadanos españoles.

Y yo lo amplío: ¡Señores corruptos: empresarios, políticos, banqueros, evasores de impuestos y ricos sin escrúpulos en general, UN POQUITO DE POR FAVOR! 

Si quieres ver otra pancarta relacionada con el mismo tema, entra en Cesar no es un emperador romano.


viernes, 1 de marzo de 2013

No hay dos sin tres

República y monarquía


En una plaza de Córdoba tomé esta foto de un balcón:


no hay dos sin tres
Plaza de la Corredera (Córdoba)


Como la persiana de la izquierda estaba bajada, no se puede leer la primera palabra de la expresión "No hay dos sin tres", que quiere decir que, cuando algo pasa dos veces, volverá a pasar una tercera vez. Te pongo un ejemplo humorístico tomado de la página de La Pizzateca (una pizzería de la calle León, en el barrio de las Letras de Madrid):



No hay dos sin tres


no hay dos sin tres

Después del Louvre y del Prado, La Pizzateca también tiene su Mona Lisa.
Si vienes a visitarnos ya entenderás porqué sonríe…

(Me temo que en La Pizzateca ahora tendrán que cambiar el lema por otro: "No hay tres sin cuatro", ya que ha aparecido una nueva Gioconda. Si estás interesado en este tema, te recomiendo leer esta entrada de mi buen amigo el pintor Juan del Pozo).


Volviendo a la foto de Córdoba, fíjate que después piden "¡tercera ya!". Pero ¿tercera qué? Bueno, muchos podrían pensar que se trata de una competición futbolística, por ejemplo una Copa de Europa, porque precisamente la canción oficial de la Eurocopa 2012 se llamaba así, "No hay dos sin tres". Pero si miras bien la bandera de la fotografía, verás que no es roja, amarilla y roja, sino roja, amarilla y morada. ¿Y qué bandera es esta?  La bandera republicana.

En España ha habido ya dos repúblicas: la primera, de 1873 a 1874; la segunda, de 1931 a 1936. El resto del tiempo, en España ha habido monarquía, o sea, reyes. En esta bandera de Córdoba se está pidiendo, entonces, que España tenga una tercera república, que desaparezca la monarquía.

Lo mismo se pide en estas pegatinas que he fotografiado recientemente en Madrid:


monarquia y republica en España
Gran Vía-escaparate de un banco

("A por" es una combinación de preposiciones que suele usarse con el sentido de 'en busca de', y se usa con verbos de movimiento. Por ejemplo, "voy a por el pan" significa 'voy a la panadería a comprar el pan'; "voy a por mi hijo al colegio" significa 'voy al colegio a buscar a mi hijo').


manifestación a favor de la sanidad publica madrid
Manifestación por la sanidad pública-Madrid
(Puedes leer la explicación de la construcción gramatical "que + subjuntivo" en la entrada Que se oiga la voz de las calles.)

Los Borbones es la familia que reina en España desde el siglo XVIII (excepto en los dos periodos republicanos). Por supuesto, siempre ha habido un número de ciudadanos que no querían reyes en España, sino república, pero últimamente el sentimiento antimonárquico ha crecido y se manifiesta más abiertamente debido, sobre todo, a dos acontecimientos muy negativos para la imagen de la familia real:

- En 2012, en un momento muy crítico y delicado para la economía española, el Rey se fue a cazar elefantes a África. Era un viaje secreto, pero todo el mundo se enteró porque el rey tuvo un accidente y le operaron. Fue la primera vez que Juan Carlos I pidió disculpas al pueblo español.

- Desde ese mismo año, tenemos noticias de que su yerno, Iñaki Urdangarin, parece estar implicado en negocios ilegales: tráfico de influencias, dinero público que se quedó en su bolsillo, impago de impuestos, etc.


Pues lo dicho: No hay dos sin tres. ¡Tercera ya!