domingo, 22 de enero de 2017

¿Por qué no?

Durante los cuatro años que llevo escribiendo en este blog, he usado muchísimas veces pintadas y grafitis que nos servían de ejemplo para lo que te quería contar o explicar. Así que, claro, tengo mucho que agradecerles a los que escriben en los muros de las calles. Pero entiendo que no a todo el mundo le guste que le pinten en la entrada de su casa o de su tienda. Aunque en algunos casos puede ser más divertido eso que una pared vacía.         

Hay una persona en Madrid que ha decidido luchar contra las pintadas; lo que pasa es que lo hace también pintando en las paredes. He visto sus pintadas en dos barrios diferentes, Lavapiés y Malasaña. Vamos con sus pintadas:

por qué no
Calle de la Cabeza
Esta persona habla directamente con un grafitero, porque usa la forma . No sé si es un grafitero concreto, o simplemente se dirige así a todas las personas que escriben en la calle. Parece que realmente no está en contra de todo lo que se pinta, solo de las cosas feas. Y es verdad que hay muchos grafitis y pintadas que solamente afean ('ponen feo'), no añaden nada al paisaje urbano. Este ¿por qué no? que usa puede interpretarse de dos formas: puede ser una pregunta real (o sea, algo como 'por qué siempre haces cosas feas') o puede ser una sugerencia ('podrías hacer algo bonito').

Otras pintadas suyas que he encontrado van en contra de cualquier pintada:


contra los grafitis
Calle Embajadores
Aquí tenemos la pregunta y la respuesta: la primera persona protesta por la pintada sugiriendo que no pinte en esa pared, y con las palabras donde yo te diga ('en el lugar donde yo te diga, que no te he dicho todavía') sugiere un lugar muy feo (como, por ejemplo, 'pinta en tu culo' o algo así); la segunda persona que escribió contesta: pinta en esa pared porque es la más limpia. Así que una pared bien limpia es el paraíso de un grafitero.

En esta otra pintada ya hace más explícito el lugar donde le gustaría que pintaran los grafiteros:


pintadas
Calle Embajadores

Sugiere que, en lugar de pintar las paredes de otras personas, pinte las paredes de tu casa. Pero a pocos metros de esta pintada, había otra mucho más explícita:


pintadas
Calle Embajadores

Hay que reconocer que quien hace estas pintadas no es una persona sexista, porque pone dos opciones: el grafitero podría pintarse los cojones ('testículos') si es hombre y los ovarios si es mujer ('órgano sexual femenino que contiene los óvulos'). Esto, más que una sugerencia, parece ya una orden: ¡Píntate los cojones / ovarios en lugar de pintar en esta pared!

Como has visto, las preguntas con ¿por qué no...?, dependiendo del tono y del contexto, pueden entenderse de formas diferentes. Estas son las funciones principales de este tipo de preguntas:


por qué no


Y he encontrado también esta otra pintada, que por el tipo de letra me parece la misma persona:


grafitis
Calle Fuencarral

Parece que con la palabra eso se refiere al mural pintado en la pared, y se pregunta para qué sirve. Pero con la palabra coño (otro taco de uso muy frecuente en España) indica que le parece que no sirve para nada.

Coño se usa mucho en preguntas para aumentar la negatividad de una pregunta o una exclamación, directa o indirecta:

¿Dónde coño habré aparcado el coche? ('soy incapaz de acordarme y encontrarlo')
¿Por qué coño no me llama? ('estoy esperando una llamada urgente y no entiendo por qué no llaman')
¿Pero qué coño estás haciendo? ('no tengo ni idea de lo que está haciendo, o no debería estar haciendo eso')

Con el mismo sentido, podemos usar palabras más suaves, que no son tacos, como narices o demonios:

No sé dónde narices he dejado el coche.
¿Por qué demonios no me habrá llamado?
No entiendo qué narices estás haciendo ahora.

¿Y tú qué crees? ¿Pintar en las paredes tiene alguna utilidad, sirve para algo? ¿Has pintado alguna vez en una pared? Yo no, aunque a veces debería pintar para después poder usar los ejemplos que quiera en el blog, jejeje. ¡Hasta pronto!




domingo, 15 de enero de 2017

El rollo de siempre



La expresión que he usado en el título se puede aplicar a muchísimas cosas. Un rollo es cualquier objeto de material flexible que toma una forma cilíndrica: podemos hacer rollos de papel o de tela, por ejemplo. Pero en la lengua informal, la palabra rollo suele significar 'actividad aburrida'. Y solemos tener en nuestras vidas, desgraciadamente, bastantes ejemplos de actividades que nos aburren pero que tenemos que hacer con frecuencia. 

Lo curioso es que la primera imagen de hoy, cuando usa esta palabra, no nos habla de una actividad a la que estamos obligados:


ocio nocturno
Calle Fuencarral



Salir, si no especificamos más, significa 'hacer actividades de ocio fuera de casa, normalmente con amigos'. Por ejemplo:

Los sábados por la noche no me gusta salir. Hay demasiada gente en todas partes.
El próximo sábado voy a salir con una amiga del trabajo.

Beber, si no se dice nada más, suele significa 'tomar alcohol'. Y es verdad, como nos dice la imagen, que salir y beber son las actividades habituales de mucha gente en España, especialmente los jóvenes, y sobre todo durante las noches de los fines de semana. 

Así que el tiempo de ocio, de divertirse, se convierte en una rutina de salir y beber, se convierte en el rollo de siempre. ¡Qué poca imaginación, con la cantidad de cosas que se pueden hacer en el tiempo libre!

En algunas zonas de Madrid, como por ejemplo el barrio de Malasaña, este ocio nocturno ('de noche') es un problema para los vecinos, porque al entrar y salir de los bares, o cuando salen a fumar, algunas personas hacen ruido. Por eso, es bastante frecuente ver carteles como estos en la puerta de los bares:


respeta a los vecinos


diviértete sin molestar




Pero peor que el ruido producido por los bares es muchas veces la costumbre, instalada en España desde hace ya bastantes años, de beber (y gritar, y otras muchas cosas) en la calle. 

Los fines de semana, por la noche, es muy habitual ver grupos de jóvenes con bolsas de botellas que van a algún parque, a alguna plaza o calle para hacer botellón (que no es lo mismo que botella ni que botellín, como vimos en Al que no le gusta el vino). O sea, para beber juntos al aire libre. Muchos jóvenes dicen que los bares son muy caros y que, por lo que pagan por una copa en un bar, se pueden tomar cinco copas en el botellón. Lo que me pregunto es para qué quieren tomarse cinco copas y terminar borrachos todos los fines de semana.


botellón
Plaza de San Ildefonso


     
Generalmente, las bebidas para hacer el botellón se compran en supermercados o en pequeñas tiendas de alimentación, pero en Madrid, además, es frecuente ver, a altas horas de la noche y en lugares donde hay muchos jóvenes, gente que vende alcohol en la calle. Por eso, el cartel de este bar habla de la venta ambulante (son vendedores ambulantes los que venden sus productos en la calle y van de un lugar a otro vendiéndolos). Para los locales de ocio nocturno, tanto el botellón como la venta ambulante son un perjuicio económico; eso explica el cartel de la foto de arriba, que estaba en la puerta de un bar.

¡Ojalá tú tengas modos variados de divertirte que no sean "el rollo de siempre", que no consistan en beber y beber hasta caer! ¡Hasta pronto!