martes, 28 de junio de 2016

Que me caigo

Un día de estos, cuando iba camino de mi escuela, me encontré con estos animalitos pintados en una zona que está en obras:

que me caigo
Calle Beneficencia

Y pensé: "¡Yo también me caigo, pero de cansancio!" Necesito descansar y mucho, necesito un verano largo como los de la niñez, con sus momentos aburridos por no tener nada que hacer, y lleno de momentos agradables con mi pareja y mis amigos, con la gente que trae alegría a mi vida.

Es posible que te preguntes por qué han escrito ¡que me caigo! y no simplemente me caigo. Ese que (sin acento) lo usamos a menudo en exclamaciones con las que queremos llamar la atención del oyente. Por ejemplo:

¡Eh, que estoy aquí! (cuando alguien pasa buscándonos y no nos ve)

¡Oye, que yo también quiero tarta! (si la persona que está repartiendo la tarta da a otras personas pero no a nosotros)

Podríamos decir estas frases sin que y serían perfectamente correctas. Esta palabra solamente añade el sentido de algunos verbos que no decimos antes del que, como por ejemplo: Date cuenta de que, fíjate en que.


Volviendo al tema del principio, durante este curso he tenido experiencias de todo tipo: emocionantes, divertidas y muy duras. De ahí la necesidad de descansar. Pero no te preocupes, querido lector, que no me voy a caer, porque...

soy como el junco
Calle Sombrerete
Los juncos son esas hierbas que crecen al lado de los ríos: son delgadas y flexibles, y el viento las mueve a un lado y a otro. Por su flexibilidad, se han usado tradicionalmente para fabricar muchos objetos.



Con todo lo que te he dicho, seguro que ya te imaginas que me estoy despidiendo para todo el verano, y así es. Este descanso veraniego (adjetivo que viene de verano) va a ser también un descanso de la vida virtual. ¡Hasta el mes de septiembre!




Un abrazo,



domingo, 26 de junio de 2016

Se vende




venta al mayor
Plaza de Tirso de Molina

Cuando paseamos por la zona de Tirso de Molina, nos encontramos frecuentemente con carteles como este en las puertas y escaparates de las tiendas. Podríamos pensar que son tiendas que solamente venden artículos para viejos, porque mayor es la palabra que más usamos para sustituir a la palabra viejo. A nadie le gusta que le llamen viejo, por eso imagino que en todas las lenguas existen estas palabras más suaves, que llamamos eufemismos. Así que hablamos muchas veces de los centros de mayores, de la universidad para los mayores o de actividades para mayores, por ejemplo. Hasta hace poco tiempo, se usaba mucho la expresión tercera edad, pero creo que ahora ya se usa menos.

Pero no, esta no es una tienda para personas de avanzada edad. En el cartel de esta otra tienda de la misma zona queda más claro el significado:


venta al por mayor
Plaza de Tirso de Molina



Aquí se usa la expresión completa, venta al por mayor, y además se explica debajo que, para venderte, te van a pedir la licencia de tienda, un documento que demuestra que eres dueño de una tienda. Vender al por mayor significa, por lo tanto, vender (generalmente en grandes cantidades) a un comerciante que volverá a vender esos artículos en su propia tienda.

Esta zona de Madrid tiene una tradición de este tipo de venta desde hace muchos años. Recuerdo que de pequeña venía con mi padre, que tenía una tienda, a comprar productos de papelería. Pero en los últimos veinte años casi todos estos locales pertenecen a comerciantes chinos, que venden sobre todo ropa. 

Así que, ya sabes: si no tienes una tienda, no puedes comprar en este tipo de establecimientos, pero sí en los que tienen este otro cartel:


venta al por menor
Calle Doctor Cortezo



La expresión venta al público quiere decir 'al público en general, a la gente en general, no solamente a los comerciantes'. Existen otras maneras de decirlo, como venta al (por) menor o venta al detalle.
Todas estas expresiones se usan también en el comercio en línea, a través de Internet, así que pueden resultarte útiles, ¿no?

Ya que hablamos de ventas y compras, quería nombrar también algunas formas de comprar y vender que dejaron de ser habituales en las últimas décadas, pero que ahora parece que vuelven: 


venta al peso
Lugo
venta a granel
Calle Santa Engracia



La venta al peso y la venta a granel son lo mismo: los productos no se compran dentro de un envase, compras la cantidad que tú quieres. Esta forma de comprar tiene muchas ventajas de todo tipo: se reduce la cantidad de envases (y así se reduce la cantidad de basura, e incluso se elimina si llevamos nuestros propios envases), vemos perfectamente lo que estamos comprando y compramos solamente la cantidad que necesitamos. Por el momento, he visto tiendas de este tipo de chucherías y de alimentos, pero podrían venderse muchas más cosas. Recuerdo que mi padre vendía colonia a granel, por ejemplo: la gente llevaba sus propios recipientes de cristal y mi padre los llenaba con la colonia que pedían, que él compraba en recipientes más grandes.

Y también estamos volviendo, poco a poco, a hábitos de compra aún más antiguos, pero también muy beneficiosos para el medio ambiente y para nuestra economía:


trueque
Calle Noviciado


El trueque es el intercambio de productos. No hay muchas tiendas de trueque en Madrid, pero sí se celebran cada vez más mercadillos de trueque en diferentes barrios, en los que la gente intercambia cosas. Y, claro, también hay cada vez más páginas web dedicadas al trueque. Es la opción más barata y ecológica: yo te doy y tú me das.

Otra opción, por supuesto, es la compra de artículos de segunda mano. En los últimos años ha aumentado también muchísimo el número de tiendas y páginas web dedicadas a la venta de productos usados de todo tipo, desde coches hasta ropa de niños.

Pero lo más importante es esto: compra solamente lo que vas a necesitar y usar. Los objetos no nos hacen más felices. Así nos lo recuerda el grupo madrileño Ska-p, en su canción Consumo gusto, advirtiéndonos de que crearnos necesidades nos convierte en esclavos.

(Hay un taco que repiten a lo largo de la canción, puto/a. Esta palabra significa 'prostituto/a', pero se usa con frecuencia, como adjetivo, con el significado de 'despreciable, maldito, asqueroso, etc.', o sea, con un significado muy negativo)





¿Y ahora, quieres ver si recuerdas las expresiones que hemos visto en esta entrada? Aquí tienes cuatro preguntas:

Test creado con GoConqr por eoiespaol

       
¡Hasta pronto!