lunes, 26 de enero de 2015

Elogio de la pereza

Paseando por Malasaña me encontré, en dos calles distintas, dos obras de arte callejero, del mismo autor anónimo, que tratan del mismo tema.
     
Esta es la primera:


elogio de la vagancia
Calle San Vicente Ferrer

Esta frase nos recuerda el famoso lema de los campos de exterminio naxis: "el trabajo os hará libres" (del que ya te hablé en Un alemán y un gallego). En lugar de liberarnos, según la foto, el trabajo nos entristece, nos pone tristes. Se usa mucho la combinación de palabras hacer feliz (a alguien), pero no la que aparece en esta foto, normalmente decimos que algo nos pone tristes. Pero el autor ha querido hacer una frase similar a la de los campos de concentración para transmitirnos la idea de que el trabajo significa esclavitud.

Aquí va la segunda imagen:


elogio de la pereza
Calle Hernán Cortés

Perezoso/a es la persona 'que normalmente no tiene ganas de hacer nada que implique un esfuerzo'. Pero quiere decir eso, que no tiene ganas, no que no lo haga. Por ejemplo, a mí algunas veces me da pereza escribir en el blog porque estoy muy a gusto en mi terraza tomando el sol, pero al final me pongo a escribir. En la imagen de la foto, nos invitan a ser perezosos en todas nuestras actividades excepto cuando amamos y cuando bebemos (aquí puedes recordar el significado de la construcción "al + infinitivo").

Perezoso/a (y el sustantivo pereza) se confunde muchas veces con vago/a (y los sustantivos vagancia y vaguería), pero no son iguales. Como te he dicho antes, alguien puede sentir pereza pero eso no significa que no haga lo que tiene que hacer; en cambio, los vagos muchas veces no cumplen sus obligaciones. Además, la vagancia o vaguería está relacionada sobre todo con el trabajo; en cambio, nos pueden dar pereza cosas como quitarnos un abrigo que llevamos puesto, ducharnos cuando hace frío, meternos en el mar cuando estamos a gusto tumbados en la arena de la playa, etc.

Aquí te dejo algunas imágenes con ejemplos que te pueden ayudar a usar bien estas palabras:


elogio de la pereza


Si quieres aprender otras expresiones relacionadas con la pereza y la vaguería, entra en No da golpe.


Creo que las dos obras de arte callejero que hemos visto nos animan a no obsesionarnos con el trabajo, a valorar otras cosas de la vida. Nos dicen que el trabajo es una necesidad, no un placer. ¿Cómo te relacionas tú con el trabajo?





martes, 20 de enero de 2015

Buenos tiempos para la lírica

Vivimos tiempos duros, difíciles por muchas causas (la crisis económica, el terrorismo, la desconfianza hacia los políticos, etc.). Sin embargo, en estos tiempos duros, las calles se llenan de poesía. Frases poéticas, poemas breves, versos que nos acompañan por las calles y nos ayudan a pensar en cosas que también son importantes.

Hay un poeta en Madrid que juega con un estilo comercial. Cuando ves sus carteles de lejos, te parecen un anuncio típico con fines comerciales:  


cambio
Calle del Espino

vendo
Calle Fuencarral
Este poeta anónimo (de identidad desconocida) quiere cambiar el estilo de vida, no sé si el suyo o en general el de nuestra sociedad, y vende y ofrece amor y sensualidad.

Hace poco tiempo hubo en el centro de Madrid otra bonita campaña poética, con frases poéticas escritas en los pasos de peatones, un lugar en el que normalmente nunca miramos al suelo. Estas son algunas que pude fotografiar a tiempo (ahora muchas están ya casi borrados):


pasos de peatones
Calle San Bernardo

Un brindis es el momento de una celebración en el que las personas chocan sus copas formulando algún buen deseo. Las pestañas, los pelitos que tenemos en el borde de los párpados, la piel que cubre nuestros ojos. Creo que quiere decir que, cuando su enamorado o enamorada pestañea ('abre y cierra los ojos'), es como la expresión de un buen deseo, una invitación a la felicidad.



pasos de peatones
Calle Fuencarral

Me encanta este. Y el significado está claro, ¿no? No existe nada imposible, solamente hay cosas más fáciles que conseguir que otras, o sea, más improbables. Como ves, han escrito acento (tilde) en la palabra sólo; sobre este tema, un poco polémico, puedes leer más en ¿Solo o sólo?

Y ahora el más bonito, mi favorito y también el que da nombre al proyecto:


pasos de peatones
Calle San Bernardo

Cuando alguien -sobre todo si es un niño- nos provoca mucho cariño y mucha ternura, muchas veces decimos: ¡Ay, te comería a besos! O sea, me gustaría darte muchísimos besos. En este verso, juegan con las palabras, y en lugar de comer a besos, que es la expresión habitual, lo que hacen es comer a versos. Los versos son las líneas de un poema.

¿Y a quién se quieren comer a versos? No es una persona, es la ciudad de Madrid, y es lo que ha hecho este grupo de poetas: se comieron Madrid a versos, lo llenaron de poesía. Puedes ver más sobre el proyecto aquí:




Y termino por hoy explicando el título de esta entrada: "Malos tiempos para la lírica" es el título de un poema del alemán Bertolt Brecht y, más tarde, el título de una canción de los españoles Golpes Bajos, de 1983, que se hizo muy popular. La frase ha quedado casi como una expresión: la usamos para expresar que la actividad cultural o la expresión de los sentimientos encuentran muchas dificultades en un mundo dominado por el valor del dinero. La lírica es la expresión literaria de las emociones y los sentimientos.

Pero he tenido que cambiar la frase porque parece que, al menos en Madrid, ahora son buenos tiempos para la lírica, quizá porque, con la crisis, nos hemos dado cuenta de que el dinero, aunque es importante para sobrevivir, no debe ser el valor que ocupa nuestras vidas.

Si quieres ver más poesía en las calles de Madrid, puedes leer Poesía necesaria como el pan de cada día.

Y en tu ciudad, ¿también encuentras poesía por las calles? ¿Qué tal si nos envías alguna foto? (No importa en qué idioma esté).